El CSN admite que se limpiará menos tierra contaminada de lo acordado en Palomares

El plan de rehabilitación preveía la limpieza de 50.000 metros cúbicos de suelo./IDEAL
El plan de rehabilitación preveía la limpieza de 50.000 metros cúbicos de suelo. / IDEAL

El regulador atómico reconoce que el volumen de suelo a retirar «es menor que el previsto inicialmente» de acuerdo a los cálculos del Ciemat

EUROPA PRESSCuevas del Almanzora

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha rebajado el volumen de tierra contaminada con radioactividad en Palomares que debe ser retirada, si bien no ha precisado en cuanto con respecto al plan de rehabilitación aprobado en 2010 y que preveía la limpieza de 50.000 metros cúbicos de suelo.

Esta modificación se produjo a raíz del pleno de 22 de julio de 2015 del CSN en el que se aprobó un informe relativo a los criterios radiológicos aplicables para la restauración de los terrenos afectados por el accidente que se registró en 1966 tras la colisión en el aire de dos bombarderos estadounidenses y la caída de cuatro bombas termonucleares.

En un documento remitido a la Audiencia Nacional, el regulador atómico admite que el volumen de suelo a retirar en la conocida como área 6 del mapa radiológico de la zona es «menor que el previsto inicialmente» de acuerdo a los cálculos del Ciemat y lo achaca a la toma en consideración «de otros escenarios y vías de exposición» a la radiación.

En concreto, indica que, con el «conocimiento que se tiene actualmente» tanto de la distribución espacial de la contaminación como de los niveles de esta en la zona y dadas las características orográficas y tipo de suelo, «está justificado reconsiderar» el escenario inicial con «criterios más realistas» al descartar un uso agrícola del suelo y centrarlo solo en el uso residencial.

Cabe recordar que en la demanda que dio inicio a este procedimiento para instar a que se ejecute la limpieza de la zona, Ecologistas en Acción sostiene que ese cambio que ahora admite el regulador atómico se ha producido «a instancias» del Department of Energy (DOE) de EE UU.

No obstante, el documento aportado al procedimiento y en que se reconoce esa rebaja en la cantidad de tierra a retirar no es copia certificada del informe aprobado por el CSN en 2015, tal y como le requirió la Audiencia Nacional, sino un anexo.

Riesgo de los intereses

El regulador atómico se vuelve a acoger para negar el informe completo a la normativa sobre secretos oficiales que se aplica a «todo el proceso relativo a Palomares» desde el acuerdo del Consejo de Ministros de 15 de octubre de 2010.

Así, comunicó a la sala para justificar su no aportación que el citado informe posee un contenido cuyo conocimiento por «persona no autorizada puede razonablemente dañar o poner en riesgo intereses políticos, sociales, económicos y comerciales de España y, particularmente, las relaciones diplomáticas con EE UU».

La Abogacía del Estado ya trasladó a la Audiencia Nacional que los documentos del Consejo de Seguridad Nuclear sobre la limpieza de los terrenos contaminados con radioactividad en Palomares eran «confidenciales» y que, por tanto, no podían ser aportados al procedimiento contencioso-administrativo impulsado para que se obligue a la ejecución del Plan de Rehabilitación aprobado por el Gobierno de España hace ocho años.

Sin plazo

La Abogacía del Estado también admitió la «imposibilidad» tanto de poner en marcha «actualmente» la rehabilitación de los terrenos contaminados como de «fijar un plazo» para la ejecución del plan aprobado en 2010 ya que este tiene carácter «preliminar» y solo esboza líneas generales sin dar «pleno cumplimiento a todos los requisitos del Reglamento sobre Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes (Rpsri) y el Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR)».

En esta línea, reconoció que la «ayuda» de EE UU para la gestión de los residuos radiactivos generados por la restauración de terrenos contaminados es de «importancia primordial para dar solución definitiva a este problema», ya que España «no tiene instalaciones para el almacenamiento definitivo de estos materiales contaminados con plutonio» y reveló que «no existe acuerdo para la gestión final de los residuos» generados.

 

Fotos

Vídeos