Las alegaciones a la explotación porcina en Gacía serán estudiadas «minuciosamente»

Vecinos de Gacía en una protesta en el lugar en el que se construiría la explotación porcina./IDEAL
Vecinos de Gacía en una protesta en el lugar en el que se construiría la explotación porcina. / IDEAL

Cs Huércal-Overa insta a paralizar el expediente de esta construcción y el Ayuntamiento asegura que actuará dentro de la legalidad

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOHuércal-Overa

El Grupo Municipal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Huércal-Overa denunció ayer, a través de un comunicado, la instalación de un nuevo cebadero porcino de 6.000 cabezas junto a los vecinos de Gacía.

Así, la formación naranja instó al alcalde huercalense, Domingo Fernández, «a paralizar el expediente de construcción de esta macroexplotación en una zona en la que viven más de una veintena de familias en un radio de un kilómetro».

Desde Cs reprocharon al regidor huercalense que «también haya dado la espalda a los habitantes de Rambla Grande y la Morena, afectados por la instalación de sendos cebaderos cuyos olores, moscas y purines generan graves problemas que suponen un perjuicio directo a los vecinos».

La formación naranja alertó de que la «pésima» gestión de esta actividad «convertirá el término municipal en inhabitable, incluyendo las zonas urbanas, arruinando así la vida de muchas personas».

Cs Huércal-Overa aseguró defender la regulación del sector con exigencias garantistas del bienestar ciudadano y aclaró no estar en contra de las explotaciones porcinas, «siempre y cuando no molesten a nadie, es decir, no se hagan en lugares rodeados de viviendas, explotaciones agrícolas ecológicas y lugares públicos o de ocio».

Ante esta situación creada entre los vecinos del paraje de Gacía, en la pedanía del Saltador, tras la presentación por parte de un empresario de un expediente de creación de una explotación porcina en esa zona, Fernández emitió un comunicado en el que aseguró que «de momento no se ha concedido licencia municipal para la misma. El expediente se encuentra en trámite ambiental y una vez que se termine el plazo de alegaciones, el 2 de agosto, se estudiarán las presentadas por los vecinos».

Varias reuniones

«Respetamos a los vecinos de esta pedanía», comentó el alcalde, que recordó que se han reunido con ellos en diversas ocasiones y están escuchando las razones por las que se oponen a la construcción de esta granja.

«No obstante, no tenemos que olvidar que las normas para las explotaciones están determinadas por la Junta de Andalucía y el PGOU del municipio, tanto las distancias como los requisitos a cumplir, y desde el Ayuntamiento lo que hacemos es dar la licencia una vez que se han recabado los informes pertinentes siempre y cuando sean favorables», matizó Fernández.

El regidor quiso insistir en que todas las alegaciones que los vecinos han presentado están siendo «minuciosamente» estudiadas. «Vamos a incidir en ellas para que no quede ni un cabo suelto y se cumpla estrictamente con la legalidad», puntualizó.

A su vez, desde el Ayuntamiento de Huércal-Overa también quisieron mostrar respeto al empresario que ha decido emprender en la zona pidiendo, por supuesto, que cumpla en todo momento con la legalidad y que actúe tal y como la misma establece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos