Antas respira aliviado tras el desenlace

Los 'pescaítos' lucen a la entrada de una ludoteca en Antas./D. S.
Los 'pescaítos' lucen a la entrada de una ludoteca en Antas. / D. S.

Los antenses han mostrado el apoyo absoluto a su vecino y a su familia tras «estos días tan difíciles que les ha tocado vivir»

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOAntas

Las calles de Antas, una pequeña y tranquila localidad situada en el Levante almeriense con una población que apenas supera los 3.000 habitantes, vuelven poco a poco a la normalidad tras conocerse, el pasado domingo, el fatídico desenlace de la desaparición del pequeño Gabriel.

Y es que, el pasado 28 de febrero, justo un día después de la extraña desaparición del menor de ocho años, la serenidad que caracteriza al municipio se vio alterada tras la detención de Diego Miguel F. A., quien había sido condenado hasta en dos ocasiones por acosar a Patricia Ramírez, madre del pequeño, y quien posteriormente ingresaría en prisión por «manipular la tarjeta telemática», artilugio que llevaba puesto en virtud de una orden de alejamiento sobre la misma.

Sin embargo, desde el primer momento, tanto la Guardia Civil como sus propios vecinos de Antas, no dudaron en que el detenido no tenía nada que ver en el caso. Tanto es así que hasta el propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, descartó, posteriormente, que el vecino antense guardase alguna relación con la extraña desaparición.

Redes sociales

A pesar de que las redes sociales hayan sido el principal canal por el que se han difundido numerosos bulos, los vecinos de la localidad las utilizaron desde el primer momento para defender a Diego Miguel.

En ellas se pudieron leer mensajes, tras su detención, como: «Me gustaría decir que hasta que no se demuestre lo contrario, Diego es un vecino más del pueblo del que nadie, y repito, nadie tiene queja».

Y, tras conocerse el hallazgo del cadáver del pequeño en el maletero de Ana Julia Quezada, la pareja del padre, los antenses no dudaron en volver a mostrar el apoyo a su vecino: «A pedir justicia por Diego».

Además, tal y como pudo comprobar ayer este periódico, en las calles de Antas algo había cambiado. A pesar del dolor de sus ciudadanos al conocer la muerte del pequeño, la realidad es que los antenses se sentían aliviados, pues la tranquilidad volvía a notarse por las calles de su municipio, donde en los últimos días podía notarse una ‘tensa calma’ debido al trasiego, entre otros, de los medios de comunicación.

Sin ninguna duda

De esta manera, los vecinos mostraron su satisfacción y su apoyo tanto a la familia como a Diego Miguel.

«Desde el primer momento nadie ha dudado de él. Debe de quedar a ojos del mundo que es inocente», aseguró I. S., vecina de Antas, a IDEAL desde su establecimiento comercial en la avenida principal del municipio. «Si mi hijo o yo nos encontramos a Diego en un callejón a las doce de la noche no tendríamos miedo porque el jamás se ha metido con nadie, es más, prácticamente ni te miraba», aseguró.

La comerciante relató la profunda tristeza que sintieron al conocer el desenlace, pero a la vez reconoció que «fue un alivio muy grande para el pueblo». Y es que, I. S. reconoció que «las mentiras que se han dicho en las redes sociales y en algunos medios de comunicación han hecho mucho daño».

La comerciante también aseguró que podía dar fe de que la familia, «aunque ya está respirando», lo ha pasado «mal, mal, mal» ya que son personas trabajadoras, educadas y humildes. «En el pueblo siempre los hemos querido, los queremos y ahora los apreciaremos todavía más. La madre de Diego me dijo ayer que se ha sentido muy arropada».

«A él le gustaba dibujar y ya ni cuadros va a poder pintar»

Tras verse arrastrados por un Tsunami de rumores, la familia de Diego Miguel F. A., decidió romper su silencio. «Sentimos mucho el daño que pudo hacerle a Patricia y también que entorpeciera la investigación, pero ya ha sido descartado por la Guardia Civil. De hecho, nos han devuelto los coches y todas sus pertenencias. Pedimos, por favor, respeto y que no sigan inventándose cosas».

Los padres y hermanos de Diego Miguel decidieron salir al paso de los comentarios, que consideran injuriosos, como el de una vecina que aseguraba haberlo visto el día de autos con un pico, una pala y un saco. «Es rotundamente falso. Ya la hemos denunciado». La familia le ha puesto una querella por injurias y calumnias, y no descartan emprender acciones contra algunos periodistas por difundir falsedades.

«No es una cuestión de dinero. Ni todo el oro del mundo puede pagar el sufrimiento que estamos pasando. Lo han convertido en el malo de la película, en el hombre del saco, han frivolizado y se han reído de su enfermedad, cuando él no es nada de eso. Somos una familia buena y trabajadora, y tenemos el apoyo de todo el pueblo de Antas. No hay derecho a que nos relacionen con una cosa tan fea. A él le gustaba dibujar en el paseo marítimo de Garrucha. Ya ni cuadros va a poder pintar…», se lamentaron sus familiares, que aseguraron que él no es consciente aún de todo lo que está pasando y de lo que se está diciendo.

«No justificamos en absoluto su comportamiento (en relación a su orden de alojamiento con Patricia). Que pague su condena, pero que no lo acusen de lo que no ha hecho. Todos cometemos errores, y él cometió uno, pero no por eso hay que crucificarlo. Solo esperamos que el daño que le han hecho alguna vez se pueda ver recompensado».

Por otra parte, el gerente de uno de los bares de Antas, aunque prefirió guardar su anonimato, aseguró que Diego es un «muchacho excelente» y que su familia es «fabulosa». «Lo conozco personalmente, cayó en una depresión pero él no se mete con nadie. Aquí teníamos la certeza de que él no había hecho nada», detalló el conocido de Diego, que también quiso dejar claro que Antas es un pueblo «trabajador y de gente honesta».

El Ayuntamiento de Antas, donde se guardaron tres minutos de silencio, luce las banderas a media asta en señal de luto.
El Ayuntamiento de Antas, donde se guardaron tres minutos de silencio, luce las banderas a media asta en señal de luto. / D. S.

«Calvario»

La alcaldesa de Antas, Isabel Belmonte, aprovechó la lectura de un manifiesto para mostrar a la familia de Diego su apoyo «por estos días tan difíciles que les ha tocado vivir y que han supuesto un verdadero calvario para ellos».

Belmonte detalló a este periódico que la madre de Diego Miguel, tras la lectura del mismo y los minutos de silencio, se acercó a ella para fundirse en un emotivo abrazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos