"Si no la arreglan los políticos, lo haremos nosotros"

"Si no la arreglan los políticos, lo haremos nosotros"

Los regantes se manifiestan para que se repare urgentemente la desaladora “de la vergüenza” del Bajo Almanzora que lleva cinco años paralizada mientras el Levante pasa sed

J. SIMÓN/ J. ESTEBAN RUIZ cuevas del almanzora

Engaño, tomadura de pelo, abandono, promesas incumplidas, hartura, vergüenza, son las palabras que más se han escuchado de los representantes de los regantes de Almería, también de Valencia y del Tajo-Segura, dirigiéndose a los políticos, durante las intervenciones que han llevado a cabo en la manifestación que ha congregado a miles de personas a las puertas de la desaladora del Bajo Almanzora, en Villaricos, pedanía de Cuevas del Almanzora.

“La desaladora de la vergüenza”, a la que “ningún político viene a hacerse fotos”, la planta que hace cinco años se inundó y que sigue sin repararse, ha sido el escenario de una movilización que ha unido a todas las comunidades de regantes para exigir “la reparación urgente” de la infraestructura, ante una situación de “agonía” de la agricultura del Levante y Almanzora. No hay agua. “La situación es crítica en la zona. Hay solo un 25% de las plantaciones realizadas y 4 millones de árboles que no solo corren el riesgo inminente de perder la cosecha, sino también en las próximas semanas, corren serio riesgo de secarse”, detalló el presidente de Aguas del Almanzora, Fernando Rubio, y entre las soluciones propuestas por la Mesa del Agua está la reparación de la desaladora del Bajo Almanzora, para contar con los 15 hectómetros cúbicos que pertenecen a los agricultores de la comarca.

Y se ha llegado a este punto, según los manifestantes, por que “han fallado los políticos, como tantas veces”. De hecho, el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura, Lucas Jiménez, añadió: “Esto ha sido la mayor estafa electoral que se ha producido en esta democracia en el Levante, el tema del agua, nos han engañado miserablemente”. “Les recordaremos que nos han engañado cuando vengan a pedirnos el voto”, expresaron los regantes, visiblemente enfadados por la falta de acción de las administraciones públicas para evitar que sigan en peligro más de 24.000 hectáreas de cultivos y con ellas centenares de empleos.

El mensaje es “estar juntos en la defensa de algo a lo que tenemos derecho, como el resto de españoles, a agua y a un precio que nos haga competitivos”, agregó Jiménez.

“Si no la arreglan las administraciones, lo haremos nosotros”, gritó el representante de Asaja, Francisco Vargas.

Fotos

Vídeos