El Ayuntamiento de Cuevas baja el tipo de gravamen del IBI un 5% para el 2018

El Ayuntamiento de Cuevas baja el tipo de gravamen del IBI un 5% para el 2018

La contribución pasa de un 0,76% a un 0,722% en el próximo recibo, si el Ministerio de Hacienda lo autoriza ya que hay dos planes de ajuste

J. SIMÓN cuevas del almanzora

El Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora aprobó en el último pleno de la corporación municipal bajar el tipo de gravamen del recibo del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), y tramitó la modificación de la Ordenanza Fiscal que lo regula.

Con esta modificación, que se ha solicitado al Ministerio de Hacienda y Función Pública, ya que el Consistorio está sometido a dos planes de ajuste que se extienden hasta el año 2023, el tipo de gravamen de la Contribución bajará del 0,76% actual al 0,722% para el próximo recibo, correspondiente al año 2018.

Durante la explicación sobre la medida el secretario municipal dio algunas cifras, como la de la reciente regularización del Catastro, impulsada por el Ministerio de Hacienda, y por la que en Cuevas se han incrementado un 35% los derechos reconocidos netos, lo que supone un incremento de alrededor del millón de euros, en tributación relacionada con altas que no estaban contempladas o ampliaciones de propiedades que tampoco estaba registradas, sobre todo, en el apartado de zonas rústicas.

La bajada del tipo de gravamen supone un 5%, que según el secretario municipal, no tiene un impacto económico de consideración ni en la estabilidad y sostenibilidad presupuestaria de las arcas municipales, y por lo tanto, puede llevarse a cabo, a pesar de los planes de ajuste y de la situación económica de la administración local, que debería incrementar ese gravamen en un 25%, pero que, al contrario, se bajará, tal y como explicó la edil de Hacienda, María Isabel Alarcón: «con esta medida pretendemos aminorar el impacto y la presión fiscal de nuestros contribuyentes».

La moción fue aprobada por unanimidad de los grupos que conforman el Consistorio, y desde el Ayuntamiento cuevano se quiso destacar igualmente que la administración local solo tiene potestad para modificar este tipo de gravamen, mientras que el valor catastral, por su parte, depende de la Gerencia de Catastro del Ministerio de Hacienda del Gobierno central.

Precisamente, fue en el verano de 2016 cuando llegaron a los ciudadanos de la localidad las cartas de regularización del Catastro, con el fin de registrar todas las unidades urbanísticas que están sobre el terreno y las modificaciones que se hubieran producido en ellas para una tributación real en el IBI.

Entonces afloraron algo más de 1.800 nuevos ‘bienes inmuebles’ con el agrado de algunos y el disgusto de otros. Algo que ahora está ocurriendo en otros pueblos del Levante como Huércal-Overa.

Este proceso parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a través de la Delegación de Economía y Hacienda y la Gerencia Territorial del Catastro de Almería, en el caso de esta provincia, y las administraciones locales simplemente informan y después recaudan el impuesto.

Fotos

Vídeos