Carboneras modifica su PGOU y el suelo de El Algarrobico pasa a ser no urbanizable

El suelo sobre el que se levanta el hotel de Azata del Sol ha pasado a ser no urbanizable de especial protección./IDEAL
El suelo sobre el que se levanta el hotel de Azata del Sol ha pasado a ser no urbanizable de especial protección. / IDEAL

El Ayuntamiento comunica al TSJA que ha dado cumplimiento a la sentencia que le obligaba a cambiar la calificación de los sectores ST-1 y ST-2

EUROPA PRESS / D. S.Carboneras

El Ayuntamiento de Carboneras comunicó al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el pasado 3 de septiembre a través de un escrito, que ha dado cumplimiento a la sentencia que le ordena cambiar el suelo de El Algarrobico de urbanizable a espacio protegido en su planeamiento urbanístico pero que no puede declarar nula la licencia de obras que concedió a Azata del Sol para construir el hotel de una veintena de plantas y 411 habitaciones.

Alega en su escrito que la posibilidad de revisar de oficio el acto administrativo por el que concedió la licencia para declarar su nulidad ya fue vetada por el Tribunal Supremo (TS) en una sentencia de 2014 «definitiva y firme» pero remarca que esta es, ahora mismo, «inejecutable» debido a que «ha cambiado radicalmente» la normativa vigente en 2003 conforme a la que se tramitó.

En el documento con el que contesta a la demanda que presentó en mayo Greenpeace para agilizar la demolición, el Ayuntamiento carbonero argumenta que el acto de declarar la nulidad de la licencia «deberá ir acompañado de la correspondiente indemnización» y remarca que no puede hacerse cargo ni de este ni del coste de la demolición, «que, desde un punto de vista económico, es absolutamente inasumible sin la ayuda de las otras administraciones».

Respecto a la petición de que se anule la licencia, el Consistorio carbonero hace referencia para fundamentar la imposibilidad de hacerlo a que se trata de «cosa juzgada» en la sentencia por la que el propio TSJA declaró en firme en 2014 que el permiso dado a Azata del Sol fue «conforme a derecho».

En su contestación a la demanda, defiende el Ayuntamiento que «tan solo tuvo que conceder una licencia cuya naturaleza es reglada y, por tanto, previa cumplimentación de todos los requisitos exigidos y comprobada que la solicitud se ajustaba a la normativa vigente, procedía su concesión».

«No existía impedimento legal alguno para que el promotor de la obra no obtuviese la licencia oportuna», remarca para añadir que la nueva normativa del parque natural de Cabo de Gata-Níjar, el deslinde de Costas, y la afectación del suelo sobre el que se proyecto el hotel «ha cambiado radicalmente».

Así, reconoce que esta «ha devenido en inejecutable» pero sostiene que, «en ningún momento se puede afirmar que la licencia fuese otorgada en contra de la normativa urbanística y de Costas vigente en aquel momento».

Sobre la demolición, al margen de señalar que se trata de un «coste inasumible» para el Consistorio, recuerda que hay un protocolo firmado entre Gobierno andaluz y Ministerio de Medio Ambiente en el que se «reparten el coste y las labores de derribo y restauración del terreno».

El Ayuntamiento carbonero anunció en pleno el 27 de julio que se iba a modificar «de la forma más rápida» en la memoria del PGOU la calificación de los sectores ST-1 y ST-2 del Algarrobico a suelo no urbanizable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos