Un concejal del PP, expulsado del pleno de Turre tras un «espectáculo bochornoso»

Los agentes de la Policía Local tuvieron que intervenir, a petición de la alcaldesa, tras la expulsión del edil popular./D. S.
Los agentes de la Policía Local tuvieron que intervenir, a petición de la alcaldesa, tras la expulsión del edil popular. / D. S.

La alcaldesa María Isabel López pide la dimisión de Guerrero Cánovas y el Grupo Municipal Popular mantiene silencio frente a lo sucedido

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOTurre

En la noche de ayer se celebró un pleno ordinario en el Ayuntamiento de Turre que estuvo marcado por la expulsión del edil del Partido Popular Juan Ángel Guerrero Cánovas, tras una fuerte discusión con la alcaldesa de Turre, María Isabel López.

Los hechos se produjeron a escasos minutos de haber comenzado la sesión, concretamente en el segundo punto del orden del día relativo a la aprobación del Plan Municipal de Vivienda y Suelo. Tras la exposición de la secretaria, la alcaldesa socialista explicó que la Junta de Andalucía ofreció una subvención de 1.000 para elaborar el citado plan.

El pasado jueves, tras haber sido solicitada y concedida dicha ayuda, se llevó a pleno la aprobación inicial del citado plan. En su turno de intervención, el portavoz del PP, Arturo Grima, apuntó que iban a votar a favor de dicho punto y comentó de manera irónica que «está bastante bien que al cabo de tres años haya conseguido 1.000 euros de la Junta».

En su réplica, López Alías aseguró que no es el primer dinero que llega al municipio por parte del Gobierno andaluz, «no es la primera ayuda que llega a Turre ya que se invirtió más de 500.000 euros en la reforma del colegio estando este equipo de gobierno (formado por PSOE y Somos Turre)».

Llegados a este punto, instantes antes de proceder a la votación, el edil popular Guerrero Cánovas solicitó el uso de la palabra y aseguró que el dinero al que se refería López fue destinado a una reparación que la Junta había hecho mal desde el principio.

«Usted acaba de decir ahora mismo una falacia», espetó Guerrero, a lo que López contestó: «no, no, una falacia no». Así, sin dejar terminar a la alcaldesa, y en un tono de voz alzado, el popular repitió hasta en seis ocasiones: «una falacia señora alcaldesa». Ante la atónita mirada tanto del público como de los distintos representantes allí presentes, la alcaldesa llamó al orden hasta en tres ocasiones al popular y expulsó de la sesión a Guerrero.

El edil popular manifestó su intención de no abandonar la sala y López se vio obligada a ordenar a la Policía Local que lo desalojaran.

Tras una intensa discusión, con la presencia de los agentes, pero sin que el asunto llegara a mayores, finalmente Guerrero abandonó la sala voluntariamente, tras tirar al suelo de la misma un vaso lleno de agua y llamar «impresentable» a López.

Del mismo modo, el resto de integrantes del PP abandonó la sala al mismo tiempo. Antes de ello, Grima comentó: «ni comparto en absoluto la actitud de mi compañero ni la de usted señora alcaldesa». Por su parte, la socialista replicó que «el no estar de acuerdo con mis palabras no le da derecho a su compañero ni a faltarme el respeto ni a gritar en medio de una sesión».

En declaraciones a IDEAL, López tachó lo ocurrido como «un espectáculo bochornoso», ya que se trata de un representante municipal y «fue una falta de respeto hacia los vecinos. Si tuviera vergüenza, a parte de pedir disculpas, dimitiría», finalizó.

Por su parte, el Grupo Municipal Popular prefirió, por el momento, guardar silencio aunque recordó que no comparte lo que había ocurrido.

 

Fotos

Vídeos