Convocan una manifestación contra la construcción desproporcionada de macroexplotaciones porcinas

Vecinos concentrados en la puerta del Ayuntamiento de Huércal-Overa./IDEAL
Vecinos concentrados en la puerta del Ayuntamiento de Huércal-Overa. / IDEAL

La asociación Pueblos Unidos contra las Macrogranjas hace un llamamiento a los vecinos de Huércal-Overa y se concentrará este domingo

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOHuércal-Overa

La asociación Pueblos Unidos contra las Macrogranjas ha convocado para este domingo, día 11 de noviembre, una manifestación en la plaza de la Constitución de Huércal-Overa, a partir de las once de la mañana, para reivindicar «un municipio que garantice la salud y el futuro a nuestro hijos».

De este modo, la asociación, formada principalmente por vecinos de Gacía pero también del resto del término municipal de Huércal-Overa, mostrará su oposición a la construcción desproporcionada de macroexplotaciones porcinas en la localidad huercalense.

Y es que, según mantienen, estas explotaciones provocan la destrucción del tejido rural de los municipios, suponiendo de manera indirecta un perjuicio a los núcleos urbanos.

«Contra los falaces argumentos que enarbolan las autoridades, la realidad demuestra que estas explotaciones generan un número mínimo de puestos de trabajo; causan daños irreversibles a nivel medioambiental, empobrecen los suelos y contaminan acuíferos; y, por si fuera poco, suponen un foco de infecciones y enfermedades, sobre todo a nivel pulmonar», asegura la asociación.

Más afluencia

Los vecinos de Gacía vienen concentrándose los lunes, cada quince días, en la puerta del Ayuntamiento de Huércal-Overa desde el pasado mes de junio. Sin embargo, en esta ocasión han decidido manifestarse el próximo domingo para que el número de vecinos que les acompañe sea mayor.

«Decidimos cambiarlo a petición popular, ya que los vecinos nos decían que nos quieren apoyar pero no pueden acudir los lunes al ser día laborable. Nuestra intención es conseguir la máxima afluencia posible tanto de vecinos como de asociaciones y colectivos. Esperamos una respuesta mayor que la que estamos teniendo cada lunes», apuntó ayer la presidenta de Pueblos Unidos contra las Macrogranjas, Isabel María Pérez, a este periódico.

Desde la asociación también lamentaron la falta de respuesta a las alegaciones realizadas frente al proyecto presentado para la instalación de un nuevo cebadero porcino de 6.000 cabezas en Gacía. «Teóricamente el 31 de octubre deberíamos de haber tenido una respuesta», comentó Pérez Ortega.

Posturas más alejadas

Tras la concentración del lunes 29 de octubre, el alcalde de Huércal-Overa, Domingo Fernández, como ya hiciera en ocasiones anteriores, volvió a reunirse con los vecinos.

«Hemos llegado a un punto de falta de entendimiento», lamentó la presidenta de la asociación, que relató que «el alcalde en lugar de solicitar un estudio del impacto sobre la salud o un estudio de la contaminación de las tierras o del agua nos comentó que les había solicitado a los ganaderos un estudio sobre el impacto socioeconómico. Claramente busca apoyarse en informes que digan que a nivel económico esta actividad beneficia al municipio».

Según Pérez Ortega, el regidor huercalense «puso en entredicho» que estas macrogranjas sean perjudiciales para la salud.

Respecto a la aprobación en pleno por unanimidad de iniciar el estudio del trámite de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), donde se estudie la ampliación de las distancias mínimas de las construcciones de explotaciones porcinas, Pérez Ortega comentó que «aún no se ha puesto fecha, aunque la idea es crear una mesa de trabajo en noviembre, pero nosotros creemos que en ella debería de haber personas especializadas en el tema».

«No es un tema político»

Desde la asociación también recalcaron que han visto una problemática en el municipio y la han expuesto.

«Esto no es un tema político, ni queremos entrar en ella, simplemente somos un grupo de vecinos que estamos muy preocupados porque nos hemos encontrado con esta situación y no nos hemos podido quedar con las manos cruzadas», aseguró la presidenta, que hizo hincapié en que «no queremos perjudicar a nadie, no estamos en contra de la ganadería pero la situación en Huércal-Overa no ha tenido control hasta día de hoy y es lo que estamos exponiendo».

Pérez Ortega también comentó que la Junta de Andalucía también tiene mucho que decir al respecto. «Hemos solicitado una Junta de Gobierno con todos los delegados en Almería para exponerles el tema pero ni nos han dado fecha ni respuesta», relató la presidenta.

Cabe recordar que el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, declaró recientemente que la Junta «tiene que cumplir la ley que establece cuándo se puede aprobar un proyecto que tiene una serie de requisitos medioambientales. Si cumple la legalidad difícilmente podremos decir que no, por tanto, lo primero que tenemos que valorar son los estudios de impacto ambiental y todos los condicionantes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos