Cuevas: un mar tropical, manglares y enormes mamíferos

Cuevas: un mar tropical, manglares y enormes mamíferos

La historia de hace millones de años resurgirá de la tierra con las excavaciones paleontológicas que solo esperan un permiso de la administración

J. SIMÓN cuevas del almanzora

Cuevas del Almanzora era durante el Plioceno, hace entre 5,3 y 2,6 millones de años, un gran mar. Más bien era parte de un océano tropical habitado por diversas especies de ballenas y manatíes. Parece increíble, pero la historia puede llegar a ser tan apasionante como sorprendente, más cuando hablamos de mucho tiempo atrás. Aquel ecosistema marino de la época pliocena dejó sus huellas. Otra increíble hazaña de la vida y del tiempo. A pesar de los millones de años transcurridos, animales y plantas dejaron su huella, como quien escribe una imborrable obra literaria que perdura y perdura gracias a la acogida de otros seres vivos o inertes.

Y en Cuevas, además, esa huella ha llegado en estado fosilizado o en restos de esqueletos de una ‘forma’ envidiable, impresionantemente bien conservados y por suerte con alto grado de posibilidades de ser parte importante del relato de la historia más remota, siendo así el pasado el creador de unas fantásticas expectativas para un presente y mejor futuro, con su recuperación, difusión, puesta en valor y, por ende, para su uso como fuente de estudio, de investigación y también, por qué no, de mayor oferta de turismo y empleo.

Bajo todos estos preceptos, se presentó por parte de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora, y con la aprobación por unanimidad de toda la corporación municipal, el proyecto paleontológico que pretende estudiar y dar nueva vida a esa historia, la que explican esos restos que no deben perderse.

Extraer los enormes fósiles de animales marinos, algunos ya extintos, así como también explicar los pequeños detalles que hablen de aquella época remota y convertir todo ello en un futuro museo, son los objetivos de esta iniciativa que ya ha contado con la presencia de expertos en la materia en Cuevas, con su reconocimiento, y con dos conferencias y charlas respecto a ese apasionante mundo.

«Guiados por los mejores expertos en la materia creemos que se podrían conseguir hallazgos de enorme valor que situarían a Cuevas del Almanzora al nivel de grandes yacimientos como el de Orce», aseguró el promotor de la propuesta, el concejal naranja, Indalecio Modesto. «El proyecto está avalado por las Universidades de Valencia, Jaén y Granada. Cuenta con el respaldo de paleontólogos de prestigio internacional, que han asegurado que en la excavación podrían extraer fósiles de gran relevancia, contamos además con el compromiso de que una vez estudiados y catalogados en la Universidad de Valencia, volverán a Cuevas del Almanzora para su exposición y custodia», añadió el edil.

De hecho, fue hace tres décadas cuando el paleontólogo de la Universidad de Valencia Joaquín Ricardo Sendra recogió los primeros datos, tras un estudio en la zona de más de 25 años constatando distintas evidencias, concluyó, además de la existencia de un ecosistema marino muy bien representado, que en Cuevas se desarrolló durante el Plioceno superior, hace más de 2,6 millones de años, «un bosque de manglares tropical, único en el mundo», donde habitaban diversas especies de estas plantas, similares a las que hoy día se encuentran en el Atlántico tropical. Este profesional destacó en el yacimiento paleontológico de Cuevas su excepcional grado de conservación.

No es el único que resalta la importancia del yacimiento. De hecho, el proyecto cuevano contará con un equipo de especialistas en estratigrafía, paleontología y tafonomía de la talla de los doctores De Renzi (Universidad de Valencia), Palmqvist (Málaga) y Reolid (Jaén), además de otros investigadores asociados a ellos.

Palmqvist explicó a IDEAL la importancia del yacimiento cuevano: «Todo Cuevas conserva unos yacimientos paleontológicos impresionantes que nos permiten hacer un estudio local y correlacionar a distancia con los yacimientos de la época con fauna marina tropical de la costa de Málaga y otros con fauna terrestre en las cuencas interiores, como la de Guadix-Baza, con restos de grandes mamíferos». El catedrático comentó la relación entre las distintas zonas y recordó que en Baza I «se han encontrado restos de dos grandes mastodontes con una alimentación basada en frutos y hojas, lo cual es significativo de que los hábitats eran de naturaleza tropical también en el interior».

Por otro lado, Paul Palmqvist remarcó algo que también le llamó la atención: «ver el interés de un concejal por poner en valor los recursos patrimoniales, históricos y naturales. Apostar por esta investigación y por musealizarlos. Por regla general, los políticos solo piensan en inversiones a corto plazo, para cuatro años, sin embargo, Indalecio Modesto invierte en un proyecto que es de medio y largo plazo. Cuando este proyecto termine habrán pasado varios años y a lo mejor otro se pone la medalla».

Las excavaciones en Cuevas para rescatar sus recursos paleontológicos están a la espera de un permiso de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Una vez esté, se empezará a hacer resurgir la historia de millones de años de la misma tierra cuevana.

Fotos

Vídeos