La Ecoescuela de Palomares reduce el impacto ambiental

Los alumnos del CEIP Alarcón Fernández de Arellano limpiaron el bosque de la pedanía cuevana tras la celebración del Día de la Vieja

Cada alumno recogió un tipo de residuo para su posterior reciclaje./D. S.
Cada alumno recogió un tipo de residuo para su posterior reciclaje. / D. S.
Daniel Serrano
DANIEL SERRANOCuevas del Almanzora

Cada año, como manda la tradición en el Levante almeriense, el jueves que media la Cuaresma se celebra el Día de la Vieja. Cientos de vecinos salen al campo a pasar el día y a disfrutar pero, a la hora de volver a casa, a la mayoría se le olvida recoger, dejando el lugar que ha ocupado lleno de residuos.

Si bien es cierto que, en muchas ocasiones, puede que el lugar donde se celebra este particular día no cuente con los medios adecuados para que la población pueda depositar la basura que genera. Sin embargo, en otras ocasiones, el problema es la falta de sensibilización ambiental de la sociedad actual.

Los escolares se dividieron en grupos trabajo.
Los escolares se dividieron en grupos trabajo. / D. S.

Es por ello que, desde el CEIP Alarcón Fernández de Arellano, de Palomares, que forma parte de la Red Andaluza de Ecoescuelas, lanzaron una campaña de concienciación para intentar reducir el impacto ambiental de la celebración del Día de la Vieja, el pasado jueves.

Para ello, los escolares prepararon una amplia cartelería, tanto en tamaño como en cantidad, que colocaron, la misma mañana del 8 de marzo, en el Bosque de Palomares, uno de los lugares de celebración del citado día dentro del término municipal de Cuevas del Almanzora. En los carteles se podían leer mensajes como «los niños de Palomares queremos un bosque limpio» o «la madre Tierra os necesita, cuida de ella», entre otros.

Tal y como explicaron los responsables del proyecto, su finalidad era que los mensajes llegasen a la población y, por ello, los colocaron por toda la zona de arbolado donde se celebra esta festividad, además de la importante difusión que hicieron a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

Más de 30 carteles trataron de concienciar a la población sobre la importancia de cuidar el entorno.
Más de 30 carteles trataron de concienciar a la población sobre la importancia de cuidar el entorno. / IDEAL

Análisis

Pero la campaña lanzada desde el colegio público de la pedanía cuevana no acabó ahí, ni mucho menos.

Pues el pasado viernes, el día siguiente a la celebración, tocó valorar los resultados y comprobar ‘in situ’ el efecto que había causado su acción entre la población que allí se congregó para pasar el día.

Así, a primera hora de la mañana, más de medio centenar de alumnos, pertenecientes a los cursos de tercero, cuarto y quinto de Primaria acompañados por sus respectivos profesores, acudieron al bosque de Palomares para realizar un análisis más exhaustivo sobre el terreno y valorar los resultados, tras haber retirado previamente la basura que quedaba en la zona de celebración.

Para ello, los escolares se dividieron en grupos de trabajo de entre cuatro y cinco personas y, de manera individual, comenzaron a rellenar un cuaderno titulado ‘Cuidamos nuestro bosque’, pues tal y como comentó a este periódico la coordinadora de la Ecoescuela, Esther Gálvez, la actividad no se realiza de manera aislada, sino que está enmarcada dentro de un trabajo anual.

En el cuadernillo de trabajo, el cual trataba diferentes materias educativas, los alumnos anotaron el número de contenedores instalados en la zona, el tipo, la cantidad de residuos recogida y si había surtido efecto la campaña de carteles.

Valoración

Los alumnos, quienes correctamente equipados se encargaron de recoger los residuos que habían quedado en la zona de celebración, valoraron positivamente el impacto que su acción había hecho entre la población. Y es que, a diferencia del año anterior que se recogieron 25 bolsas grandes, este año se recogieron 18 bolsas pequeñas.

Entre los puntos negativos, los escolares concluyeron que, aunque la mayoría de la basura se encontraba en los contenedores, esta no había sido clasificada en función de sus materiales, es decir, no se había tenido en cuenta el reciclaje.

Más de medio centenar de alumnos de la Ecoescuela de Palomares se encargaron de la limpieza del bosque tras el Día de la Vieja.
Más de medio centenar de alumnos de la Ecoescuela de Palomares se encargaron de la limpieza del bosque tras el Día de la Vieja. / D. S.

«Los alumnos se han dado cuenta de que pueden cambiar el mundo, el bosque estaba más limpio por ellos», detalló Gálvez.

Cabe destacar que, desde el centro educativo de Palomares realizarán una nueva propuesta al Ayuntamiento, con el fin de que el próximo año se puedan mejorar las condiciones para que la población respete el medioambiente durante la celebración del Día de la Vieja.

 

Fotos

Vídeos