Se enfrenta a tres años de cárcel por tráfico ilegal durante el Dreambeach

Uno de los conciertos del festival de Villaricos celebrado este verano./
Uno de los conciertos del festival de Villaricos celebrado este verano.

Fue detenido en el entorno del festival de Villaricos cuando portaba éxtasis y cannabis así como dinero procedente de su venta «ilícita»

A. AMATEAlmería

La venta y el consumo de drogas se antojan como algo habitual en los festivales de música, sobre todo en los centrados en la electrónica. Es por ello que, durante la celebración de este tipo de eventos multitudinarios se extreman las medidas de vigilancia de cara a evitar el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes. En la provincia de Almería, la cita con la música que más personas de todo el mundo atrae es el festival Dreambeach que se celebra cada verano en la playa de Villaricos, perteneciente al municipio de Cuevas del Almanzora. Durante su última edición, más de 155.000 personas acudieron a esta cita para la que se dispuso un operativo de seguridad compuesto por hasta 400 efectivos de Guardia Civil de los que un centenar estuvieron centrados en la lucha contra el narcotráfico.

Las consecuencias de ser sorprendido con droga en cantidad suficiente para que se considere destinada a su venta son penales. De hecho, cada nuevo curso judicial se celebran vistas relativas a personas que fueron arrestadas como presuntos responsables de delitos contra la salud pública en el marco de la celebración del festival de Villaricos. Uno de ellos, de iniciales R. A. P. G. se verá las caras con la Justicia próximamente en la Audiencia Provincial.

En su caso, los hechos se remontan al 14 de agosto del año 2016. Eran las 17 horas cuando agentes de Guardia Civil, durante la realización de las tareas propias del operativo de seguridad, localizaron a este individuo cuando portaba consigo sustancias estupefacientes por valor de más de 262 euros así como 120 euros en metálico que atribuyen como «producto de su ilícita actividad». En concreto, a R. A. P. G. se le intervinieron 3,48 gramos de resina de cannabis y 19 comprimidos y más de un gramo de metilendioximetanfetamina, esto es, MDMA o éxtasis con diferentes grados de pureza.

El Ministerio Fiscal considera en su escrito de acusación que tales hechos constituyen un delito contra la salud pública por el que impone al acusado como autor una pena de tres años y seis meses de prisión así como una multa de 787 euros cuyo impago supondría un mes más de privación de libertad. La vista oral tendrá lugar, previsiblemente, en octubre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos