Los escolares celebran la Navidad más internacional

Tradicional concierto navideño ofrecido en el Colegio Bartolomé Flores./IDEAL
Tradicional concierto navideño ofrecido en el Colegio Bartolomé Flores. / IDEAL

El Concierto de Villancicos en el Bartolomé Flores y la visita de Papá Noel a la guardería cierran el año en Mojácar

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOMojácar

El Colegio Público de Mojácar, Bartolomé Flores, ofreció su tradicional Concierto de Villancicos, para padres y amigos, realizado por los más de 360 alumnos que asisten al centro en este curso escolar 2017-2018. Los villancicos y la puesta en escena de cada uno de ellos fueron elegidos por los escolares, ayudados y orientados por sus monitores, ya que siempre cuesta un poco «decidirse» por alguno, tal y como comentaron.

El Certamen de Villancicos comenzó con la representación de ‘Electro Navidad’, a cargo del grupo de Gimnasia Rítmica Benjamín, jóvenes promesas que muy pronto se integrarán al grupo de Gimnasia Rítmica de las mayores que también participaron el Concierto, decantándose, en esta ocasión, por la interpretación de ‘Jingle Bell Rock’.

Los alumnos más pequeños, de tres, cuatro y cinco años, representaron las canciones navideñas más populares. Los cursos más avanzados interpretaron y danzaron temas navideños internacionales, en inglés, ante el entusiasmo y los aplausos de sus compañeros y asistentes.

Hay que recordar que el Colegio Público Bartolomé Flores de Mojácar reúne en sus aulas 28 nacionalidades diferentes que conviven, estudian y afrontan juntos todos los retos escolares del curso. Y es que la Navidad es un momento mágico, especialmente para los más pequeños, sea cual sea la procedencia de cada uno de ellos. Estas fiestas son un motivo más para divertirse en armonía y sorprender a padres y amigos, que como cada año esperan impacientes el Concierto de Villancicos que ofrecen desde el colegio mojaquero.

Parada obligatoria

Como ya viene siendo habitual, Papá Noel hizo un alto en la guardería municipal de Mojácar, Garabatos, antes de comenzar su compromiso navideño con todos los niños del mundo.

Así, Santa Claus, acompañado de sus ayudantes visitó la guardería municipal, siendo recibido por la Concejal de Infancia del Ayuntamiento de Mojácar, Raquel Belmonte. De esta manera, los niños del centro, con edades comprendidas entre cero y tres años, recibieron un regalo que fue encargado previamente por el Ayuntamiento de Mojácar ya que hace unos días le hizo llegar una carta con las peticiones de los más pequeños. Acompañados por sus padres, las monitoras y por la Concejal de Infancia, cada uno de los alumnos de ‘Garabatos’ fueron recogiendo sus regalos ante la expectación de todos.

Para la mayoría, fue la primera vez que tuvieron la oportunidad de ver a Papá Noel en persona y la visita les cogió de improviso. Las lágrimas de sorpresa y algún que otro sobresalto fueron inevitables pero todo acabó con sonrisas y la ilusión de sus nuevos juguetes. La tarde concluyó en la misma guardería con una buena merienda, estrenando juegos y diversiones con sus padres, familiares y amigos.

Tras la entrega de regalos, Papá Noel manifestó su satisfacción por el buen comportamiento de los pequeños de Mojácar a lo largo de todo el año, despidiéndose de todos hasta su próxima visita, ya que la noche del 24 de diciembre, él y sus ayudantes pasarán rápidamente por las casas de los niños y no podrá ser visto.

En forma de dulce

Por tercer año consecutivo, el Edificio de Usos Múltiples de Mojácar abrió sus puertas a la actividad más dulce y esperada de la Navidad. La degustación de postres caseros navideños, acompañada de su correspondiente taza de chocolate caliente, es una tentación demasiado grande para dejarla pasar.

Esto mismo debieron de pensar los casi trescientos vecinos que no se perdieron la cita y dieron buena cuenta de los 150 kilos de dulces y 100 litros de chocolate que 20 afamadas amas de casa habían preparado para la ocasión. La idea partió del Ayuntamiento de Mojácar con el fin de rescatar el gusto por las recetas tradicionales, esas de las madres y abuelas que nunca hay tiempo para cocinar o las que sólo se preparan para la Navidad y que no hay duda, gustan a todos mucho más que las industriales. Con esta idea, las mujeres de Mojácar se pusieron manos a la obra. Los materiales, si la confitera lo solicitaba, corrían a cargo del Ayuntamiento.

Turrones, tartas, mantecados, roscos y rosquillas, mazapán, bombones, pestiños y un largo repertorio, no apto para golosos cardiacos, se ofrecieron a lo largo de todo el Edificio de Usos Múltiples. Barra libre de tradición y de chocolate caliente que puso el punto cálido a la Navidad mojaquera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos