Unos 400 escolares de Turre participan en una jornada de reforestación

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la alcaldesa de Turre ayudaron en las labores de jardinería./JUNTA
El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la alcaldesa de Turre ayudaron en las labores de jardinería. / JUNTA

Los alumnos del colegio María Cacho Castrillo plantan 600 ejemplares de especies autóctonas en una actividad de educación ambiental

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOTurre

Unos 400 escolares del colegio María Cacho Castrillo de Turre participaron hace unos días, junto con el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Raúl Enríquez, y la alcaldesa de Turre, María Isabel López Alías, en una jornada de educación ambiental en la que incluyeron tareas de reforestación en los alrededores del centro.

Los estudiantes llevaron a cabo la plantación de especies autóctonas de la zona, como algarrobo, majuelo, romero, retama y cornicabra, procedentes del Vivero de la Resinera de Granada, que es parte de la Red de Viveros que dispone la Consejería de Medio Ambiente y que la Junta cedió al Ayuntamiento para la actividad. En total se plantaron 600 ejemplares.

Enríquez detalló que el objetivo de esta jornada fue «transmitirles a los escolares la importancia de los árboles, su utilidad, el cuidado que debemos tener con ellos, contribuyendo de esta manera a una mayor concienciación con el medio ambiente».

Cabe apuntar que la Red de Viveros fue creada en 2001 para unificar los criterios de producción de especies, mejorar la calidad de las plantas y responder a las demandas de desarrollo de ensayos de germinación, nuevos sustratos, propagación de especies amenazadas y la educación ambiental.

Está formada por siete centros distribuidos por Andalucía cubriendo todas las condiciones bioclimáticas necesarias para la producción de distintas especies de plantas.

El objetivo de la misma trasciende su tradicional papel como centros de producción de plantas. Actualmente se conciben como centros multifuncionales, en los que se reproducen, para su posterior producción, especies de flora silvestre amenazada, respondiendo a las demandas de los trabajos de regeneración, restauración y recuperación de los espacios forestales.

También promueven la investigación en aspectos relacionados con el viverismo y la producción y cultivo de plantas; recuperan mediante trasplante, utilizando la técnica de cepellón escayolado, ejemplares de especies autóctonas y realizan actividades de divulgación, educación y sensibilización de la población.

 

Fotos

Vídeos