Finalizan las labores de adecuación y limpieza en la desembocadura del río Aguas

Los operarios trabajaron desde el pasado mes de octubre./D. S.
Los operarios trabajaron desde el pasado mes de octubre. / D. S.

La Junta planta más de 11.000 árboles y arbustos en el tramo final del cauce con el objetivo de ayudar a su conservación y evitar las inundaciones

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOMojácar

Tal y como estaba previsto, a la vez que ha finalizado el mes de febrero, la Junta de Andalucía ha dado por concluidos los trabajos de limpieza y adecuación en la desembocadura del río Aguas, en el término municipal de Mojácar.

Las labores han terminado con la plantación de más de 11.000 árboles y arbustos en el tramo final del citado río, una intervención con la que el Gobierno andaluz ha dado por completadas las actuaciones, que se iniciaron el pasado mes de octubre, para la recuperación y adecuación ecofuncional de este cauce, las cuales han supuesto una inversión de 295.625 euros.

En total, para ser más exactos, se han plantado 11.336 ejemplares de especies autóctonas como tarays, álamo blanco o almez; especies propias del monte mediterráneo del entorno de la Sierra de Cabrera por el que discurre el río Aguas como lentisco, olivilla, acebuche, sabino, aladierno, hierba de las coyunturas, retama o bolina; y otras como el algarrobo presentes en los huertos históricos de Mojácar. Todas ellas comparten la capacidad de fijar los sedimentos y generar una transición paisajística suave entre el cauce, los montes y las huertas colindantes.

Las actuaciones ejecutadas garantizan la recuperación y defensa de los márgenes cultivados de este tramo del río Aguas, frente a las inundaciones que se producen cuando se producen condiciones meteorológicas adversas, ya que la adecuación de las riberas y las plantaciones se comportan como ‘infraestructuras verdes’ que canalizan las avenidas a la vez que laminan sus efectos erosivos y contribuyen a la recarga natural de las masas de aguas subterráneas.

Además, permiten la fijación de CO2 y se convierten en grandes sumideros de carbono por lo que son muy beneficiosas en la lucha contra el cambio climático.

Merece la pena recordar que las obras se han realizando en un subtramo de 1,5 kilómetros de longitud, en la Laguna de Mojácar, espacio protegido desde hace 30 años por el Plan Especial de Protección del Medio Físico de la provincia de Almería.

Cuatro fases

Las actuaciones comenzaron el pasado mes de octubre de 2017 y se han desarrollado en cuatro fases. Tras la pertinente prospectiva ambiental, las tareas de desbroce, tratamiento silvícola y la recolocación sobre la ribera de sedimentos fluviales, se ha procedido a la naturalización del tramo del cauce del río Aguas mediante plantaciones de fijación de las riberas con especies autóctonas a través de la técnica de biomímesis que consiste en imitar el modelo de distribución natural de las especies vegetales en los márgenes del cauce.

La biomímesis es una disciplina científica que estudia a la naturaleza como fuente de inspiración de nuevas tecnologías innovadoras en el proceso de entender y aplicar a problemas humanos soluciones procedentes de la naturaleza. Esta técnica propone, en un primer nivel, imitar la forma natural, en un segundo, replicar el proceso de la naturaleza y, en tercer lugar, recrear el funcionamiento de un ecosistema.

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Raúl Enríquez, destacó que las plantaciones realizadas contribuirán a la generación de condiciones idóneas para el hábitat de invertebrados, aves sedentarias y migradoras propias de sotos y riberas, diversidad cromática según estaciones y periodo de floración y sombra para los futuros senderos fluviales paralelos al cauce del río Aguas que los municipios de Mojácar y Turre están planteando realizar para dar respuesta a las demandas de actividades biosaludables de visitantes y residentes.

Los senderos estarán delimitados mediante talanqueras de madera tratada y dotados de observatorios de aves acuáticas y señalización interpretativa del paisaje geológico y fluvial y de su flora y fauna.

Durante la última visita realizada por el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, se anunció la intervención cada dos años en varias partes del cauce para garantizar que el lecho fluvial cumple su cometido fundamental hacia el mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos