El Gobierno sigue con la intención de trasladar los residuos a EE UU

Terrenos vallados en Palomares, objeto de estudio de contaminación radiológica por parte de Ciemat./IDEAL
Terrenos vallados en Palomares, objeto de estudio de contaminación radiológica por parte de Ciemat. / IDEAL

El objetivo de España es llevar a Estados Unidos el material contaminado de Palomares en una operación conjunta entre ambos países

EUROPA PRESSMADRID

El subsecretario de Energía, Turismo y Agenda Digital, Pablo García-Manzano, manifestó que la intención del Gobierno de trasladar a Estados Unidos el material contaminado de la zona de Palomares, en Cuevas del Almanzora, afectada por la caída de cuatro bombas termonucleares estadounidenses en 1966, permanece «en vigor» y es un objetivo para llevar a cabo en una «operación conjunta» entre ambos países.

El subsecretario de Estado se pronunció así ayer durante la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso donde el diputado de Ciudadanos Diego Clemente le preguntó por un documento del Consejo de Seguridad Nuclear sobre descontaminación de Palomares, por el estado de la gestión para la restauración de la zona y uno posible «cambio radiológico» en los criterios para llevarla a cabo.

García Manzano aseguró, en primer lugar, que el principal objetivo del Gobierno en este asunto es «garantizar la seguridad de la población y recuperar los usos originales de los terrenos» y para ello «España ha venido trabajando intensamente con Estados Unidos» para dar solución al problema de radiactividad remanente en esa zona producida por el accidente.

Tras décadas, apuntó, la búsqueda de una solución «cobró un nuevo impulso a partir de mayo del año 2010» cuando dirigentes de Estados Unidos acudieron a visitar la zona y, más tarde, ya en el año 2015 el proceso «se culminó» con la declaración de intenciones tanto de la Administración española como de la estadounidense para la rehabilitación del entorno de Palomares.

«Se llegó a un acuerdo político sobre el principio de que el material contaminado se trasladaría y se almacenaría definitivamente en Estados Unidos, por tanto se trata de la primera vez que Estados Unidos acepta disponer los residuos restantes en su territorio», explicó, al tiempo que afirmó que dicha declaración de intenciones «está en vigor» y «establece los parámetros y objetivos para una futura operación conjunta entre ambos países».

En esta línea, remachó que el Gobierno de España «mantiene la posición» de que «el destino final del material contaminado ha de ser un depósito seguro fuera de España». Respecto a lo que preguntó el diputado de Ciudadanos sobre los criterios radiológicos, el subsecretario apuntó que «siguen siendo los mismos que quedaron establecidos en la declaración de intenciones». Y, por último dijo no tener constancia del documento al que se ha referido Clemente y le aconsejó acudir al «órgano independiente» del Consejo de Seguridad Nuclear.

Por su parte, el diputado de Ciudadanos Diego Clemente sostuvo que hay pruebas de que ha habido un "cambio de criterios radiológico" en las condiciones para descontaminar Palomares y "está claro que los mismos han sufrido un decrecimiento" y han generado "un gran movimiento social de rechazo", en el que se ha incluido, porque esos niveles más bajos consignados "no resuelven la situación radiológica de la zona".

"La falta de transparencia y la información sesgada en este tema y en las negociaciones nos retrotraen a otra época", dijo Clemente, quien concluyó instando al Gobierno a que solucione esta situación porque "con Estados Unidos o sin Estados Unidos, Palomares no puede esperar más" y "es preciso que España asuma un papel de fuerza en esta negociación y estas sean transparentes".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos