El guardia civil que arrancó de un mordisco la oreja a un hombre en Mojácar acepta dos años de prisión

El guardia civil que arrancó de un mordisco la oreja a un hombre en Mojácar acepta dos años de prisión

Se le condena por un delito de lesiones graves con atenuantes

EUROPA PRESSALMERÍA

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado al agente de la Guardia Civil J.T.S. a dos años de prisión por un delito de lesiones graves con atenuantes tras reconocer que, estando fuera de servicio, participó en una pelea frente un hostal de Mojácar en la que amputó parcialmente la oreja de otro hombre de un mordisco, de manera que el trozo arrancado no pudo ser reimplantado.

El acusado ha reconocido los hechos en sala junto con el resto de acusados después de que la Fiscalía modificara su escrito provisional de conclusiones y apreciara una atenuante de embriaguez, al apreciar que el hombre actuó bajo los efectos del alcohol, y otra de reparación de daño, ya que las partes han acordado entre sí indemnizaciones económicas para resarcirse de los daños.

La sentencia, dictada 'in voce' de manera firme tras la conformidad de las partes, también rebaja la pena para el resto de acusados, de manera que a quien perdió parte de la oreja le ha condenado a seis meses de multa a razón de seis euros diarios por su participación en la riña, que se originó después de que le recriminara al agente fuera de servicio el estacionamiento de su vehículo frente a una rotonda.

Los hechos tuvieron lugar hace casi dos años, a finales de septiembre de 2016, después de que un grupo de amigos se citara en el Hostal Simón de la localidad mojaquera, de forma que tras la llegada de una pareja, acudieron al establecimiento en un mismo vehículo una chica y el agente, quien estacionó frente a la rotonda del hostal «con claros síntomas de embriaguez».

Fue en ese momento cuando un joven se dirigió hacia él en «voz alta» para que quitara el coche, lo que desembocó en un «cruce de palabras, acaloramiento e incluso un forcejeo entre los dos«, en el que tuvieron que intervenir terceros para separarlos.

Así, aunque la situación parecía haberse calmado, una vez en el interior del hotel la novia del agente manifestó mientras lloraba que le habían «pegado un codazo en el costado y un golpe en la cabeza«, según la sostenible el fiscal, lo que provocó que el principal acusado volviera a salir a la calle a buscar al joven con el que había discutido.

De esta manera, ambos se agarraron y cayeron al suelo mientras se golpeaban mutuamente hasta que, en un momento dado, el agente, que cuenta con antecedentes penales no computables en esta causa, «muerde en la oreja al otro acusado y escupe el trozo« que le había arrancado.

De forma paralela se produjo una pelea entre los presentes en la que incluso llegaron a participar los suegros del joven que había perdido parte de la oreja, que también habría sido golpeado y arañado por las chicas. Los grupos se separaron entre insultos con la llegada de la Policía Local y la Guardia Civil, que identificó a los presentes y los detuvo.

La sala ha acordado imponer al suegro del joven que perdió parte de la oreja una multa de seis meses a razón de tres euros diarios por lesiones mientras que para el resto de acusadas se ha acordado una multa de un mes a razón de tres euros diarios por un delito leve de maltrato de obra. Asimismo, se han retirado las peticiones de indemnización, toda vez que el fiscal se ha reservado para la fase de ejecución la solicitud de suspensión de la pena privativa de libertad para el agente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos