Lubrín honra a San Sebastián con su monumental lluvia de roscos de pan

Como cada 20 de enero, miles de vecinos y visitantes abarrotaron las calles para disfrutar de una fiesta declarada de Interés Turístico de Andalucía

Decenas de personas se agolpan en torno a la imagen del santo mientrs recogen los roscos que les lanzan desde los balcones./D. S.
Decenas de personas se agolpan en torno a la imagen del santo mientrs recogen los roscos que les lanzan desde los balcones. / D. S.
Daniel Serrano
DANIEL SERRANOLubrín

El estruendo de los cohetes rompiendo el silencio de la mañana hacían prever que no se trataba de una mañana más. Otro 20 de enero más, Lubrín amaneció enganalado para ocasión, el día de San Sebastián había llegado.

Los balcones y las calles del pueblo lucían notablemente adornados con banderas de España y de Andalucía. En ellos empezaban a asomarse los primeros lanzadores de roscos, que tímidamente dejaban caer alguno sobre los vecinos y visitantes que empezaban a llenar las calles de la localidad, a la espera de la salida del patrón de Lubrín.

Aunque las fiestas lubrileñas comenzaron el pasado jueves, sin duda, el día más esperado por toda la localidad fue ayer. A las 12 de la mañana, la calle de la Iglesia, absolutamente abarrotada, esperaba impaciente, a la vez que ilusionada, la salida de San Sebastián de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario.

Sin embargo, no fue hasta alrededor de las 13 horas cuando el patrón de Lubrín comenzó su recorrido por las calles de la localidad levantina en compañía de la Agrupación musical ‘Los Juaranguinos’, tras la misa celebrada en su honor. Los vecinos lubrileños se agolparon en los balcones y las ventanas de las casas para dar comienzo, de manera oficial, a la tradicional lluvia de roscos de pan. Desde los más longevos hasta los más pequeños lanzaron una infinidad de roscos tanto al Santo como a los inquietos rosqueros que no pararon de ‘luchar’ por conseguir un buen número de panes, los cuales llevaban bien amarrados en su cuerda. Cabe destacar que, además de los roscos y rosquillas de pan, muchos vecinos arrojan monedas y flores al paso del patrón de Lubrín.

Alargar el día

Durante el recorrido, que duró algo menos de dos horas, los más jóvenes de la localidad, con sudaderas y pañuelos preparados para la ocasión, no se cansaron de saltar y jalear al Santo de la localidad al grito de: ¡Viva San Sebastián! Tanto es así que, en más de una ocasión, no dudaron en sentarse y frenar el recorrido de la procesión con el objetivo de, y sin ninguna maldad, alargar lo máximo posible el día más esperado del año por todos los lubrileños.

Además, miles de visitantes llegados desde toda la provincia, incluso de otras regiones, no quisieron perderse la ‘fiesta del pan’, declarada de Interés Turístico de Andalucía. El alcalde de Lubrín, Domingo Ramos, apuntó a IDEAL que, a falta de cifras oficiales, más de 7.000 personas se dieron cita durante el día de ayer con motivo de las Fiestas de San Sebastián.

Reunión familiar

Tras el recorrido de la procesión y con el patrón ya en la iglesia, como es tradición, los vecinos de la localidad entonaron ‘a capela’ el himno en honor en San Sebastián. Para finalizar, amigos y familiares se reunieron tanto en la plaza del pueblo como por las distintas calles para disfrutar de los roscos recogidos rellenos de anchoas y, posteriormente, terminar el día, como no podía ser de otra manera, bailando al ritmo de la orquesta.

Visitantes

Lubrín es un lugar para visitar, idóneo no solo para el turista ocasional, sino para todos aquellos que gustan de conocer los pueblos almerienses. Se trata de un municipio alpujarreño ubicado en el Levante, ideal para el turismo rural, ya que su clima, el carácter acogedor de sus gentes y las posibilidades de pasear por sus tres aldeas y diecisiete cortijadas lo hacen apropiado para el reencuentro con la naturaleza. Lubrín es ya de por si un monumento nada más que por el entorno en el que se encuentra ubicado, en medio de una tierra de minas y canteras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos