Mojácar prepara su singular fiesta de Moros y Cristianos

Mojácar prepara su singular fiesta de Moros y Cristianos

El pueblo almeriense conmemora bajo el lema 'sin vencidos ni vencedores' la entrega negociada de las villas de la comarca a los Reyes Católicos a finales del siglo XV

FRANCISCO MARTÍNEZ PEREA

Se celebran cada año el fin de semana más cercano al 10 de junio y son, sin duda, las fiestas más emblemáticas de la localidad de Mojácar, uno de los pueblos más bonitos de España. Unas fiestas, las de Moros y Cristianos, cuyos antecedentes se remontan al siglo XVII y en las que se conmemoran, bajo el lema 'sin vencidos ni vencedores', los hechos acaecidos durante la reconquista de la ciudad por los Reyes Católicos, recreados con grupos de animación que hacen las delicias de grandes y pequeños, pasacalles, danzas, representaciones, conciertos, cuentos infantiles, pirotecnia, zancudos y un largo etcétera. Especial relevancia tiene el pregón, en el que se recuerdan los pactos que permitieron que en Mojácar siguiesen viviendo sus originarios pobladores, de religión musulmana, y también tiene un papel estelar en la programación el gran desfile de gala que pone el broche de oro a estas fiestas históricas, con vestimentas y armamento de la época, bandas y fanfarrias.

Desde que se recuperaron en 1988 y hasta la fecha, las Fiestas de Moros y cristianos no solo se han convertido en todo un referente turístico de Mojácar, sino igualmente en algo muy especial para los lugareños, que se implican de manera admirable en el evento y lo viven prácticamente a lo largo de todo el año, aunque lo grande llega cuando las plazas del pueblo se convierten en kábilas moras y en cuarteles cristianos y todos los vecinos y muchos foráneos se distribuyen en grupos y asociaciones para desfilar por las calles con vistosos, coloristas y lujosos trajes de inspiración árabe, cristiana o goyesca, según las comparsas, para conmemorar la entrega negociada y pacífica de las Villas de la Comarca a los Reyes Católicos a finales del siglo XV, en la que no hubo vencedores ni vencidos y sí respeto mutuo por parte de los creyentes musulmanes, cristianos y judíos, espíritu que sigue prevaleciendo en el sentir de las gentes de Mojácar. Las fiestas, programadas este año del 8 al 10 de junio, comienzan el con la apertura del mercado medieval. Después se escenifica el desembarco, la trabucada y el torneo medieval a caballo y, como cierre, ya el domingo por la tarde, el grandioso desfile que nace en las calles más altas y muere a pie de pueblo. Allí, los orgullosos moros y cristianos desaparecen para no ser vistos durante doce meses.

La leyenda

La leyenda cuenta que estos guerreros viven en una red secreta de túneles y cuevas debajo del pueblo en una sociedad integrada y pacífica y que esta comunidad troglodita se originó como consecuencia de las reparaciones de las fortificaciones de Mojácar, severamente dañadas en el terremoto del año 1521. El interminable ruido de romper rocas, martillazos, caídas de muros imprevistos, junto con los gritos de los albañiles hacia sus burros llegó ser insoportable para los ya ex contrincantes que, castigados por esta algarabía, decidieron empezar a construir sus túneles secretos para desplazarse abajo con la firme intención de esquivar así a los regidores, los multeros, los tenedores de letras, los directores de bancos y los cobradores de impuestos. Se cuenta que muchos mineros de Bédar y El Pinar bajaban de la sierra para ayudar en el cometido y que gracias a los esfuerzos de todos pronto pudieron llevar los trabajos a buen fin.

Un corazón central reforzado con mampostería dio una estructura sólida a las excavaciones y a la cueva principal la dotaron de un sistema sofisticado de circulación de aire, que hasta hace poco estaba todavía accionado por las batidas de las alas de un grupo de halcones. 

Los acuartelamientos principales están en el primer nivel, encima de los talleres, donde, durante los últimos 450 años, una colección impresionante de jarapas, monedas de réplica, ceniceros de diseño, placas de yeso, bisutería barata y velas coloreadas son fabricadas y llevadas subrepticiamente hacia las tiendas de arriba.

La roca es relativamente blanda y veteada, los túneles y cuevas están excavados según un modelo excéntrico y fortuito, y a veces terminan en paredes falsas montadas en carriles que se mueven con la ayuda de unos muy gordos burros que la comunidad troglodita mantiene allí para este fin. En noches tranquilas – que aunque pocas, todavía quedan– se abren para dejar entrar un poco el aire y dejar descansar a los halcones...

Se cuenta también que bajo los talleres hay una cocina grande y unos jardines con huerta. La dieta suele ser blanda, a base de champiñones y patatas recogidas de las paredes, junto con platos a base de huevos y también de pescado, ya que el túnel conectado al mar fue abierto hace unos doscientos años, siendo la continuación de otro hacia la fuente, de donde llega el agua fresca para las cocinas, talleres, lavandería y alojamiento. Esto explica el por qué un paseante nocturno en la superficie puede, a veces, escuchar el sonido de las gallinas sin nunca ver a ninguna.

Actividades

Pero volviendo a las fiestas de Moros y Cristianos y al programa de este año, que tiene como aperitivo, del 4 al 8 de junio, las actividades y talleres que se desarrollan en el Colegio Público Bartolomé Flores, de Mojácar, todas ellas relacionadas con la conmemoración. El desfile desde el Colegio hasta la Plaza Nueva y el posterior pregón infantil son la parte culminante de esta actividad. La puesta en práctica de esta propuesta didáctica se realiza para que los niños conozcan las tradiciones y fiestas populares de Mojácar y así valorar la riqueza de éstas despertando su interés por participar en las mismas.

El mercado medieval, instalado en la Plaza Nueva y en la calle Glorieta, abrirá sus puertas el viernes y podrá visitarse hasta el domingo. En sus tenderetes, con comerciantes ataviados con ropajes de época, se ofrecerán todo tipo de productos elaborados artesanalmente.

Las conmemoraciones y representaciones históricas se iniciarán también el viernes, día 8. A las 21.30 horas será la concentración de trabuqueros en el edificio de Usos Múltiples en La Fuente. Quince minutos después se hará el reagrupamiento de las tropas y a continuación la entrega de la llave de la Ciudad por el Rey Moro al Rey Cristiano. A las 22.30 horas se efectuará la subida al pueblo al toque de arrebato, anunciándose la presencia de tropas hostiles en las inmediaciones de la ciudad. Las comparsas acudirán con el mayor número de socios e irán presididas por sus respectivos capitanes, acompañados de bandas de música, fuegos artificiales y salvas de fusilería.

La entrada de las tropas en la ciudad se producirá a partir de las 23.00 horas y poco después se dará lectura al pregón de las fiestas a cargo de las embajadas infantil y de adultos, con traca final. La apertura de kábilas y cuarteles se hará al filo de la medianoche y habrá fiesta hasta la madrugada.

El sábado, 9 de junio, a las 16:30 horas, se producirá la concentración de trabuqueros en la playa del Lance, frente al Pueblo Indalo. A las 18.00 horas, en la misma playa, habrá paseo de caballos y exhibición de doma, a lo que seguirá el encuentro de los refuerzos de tropas moras y cristianas, con disparos desde el mar y tierra. A continuación, el Torneo Medieval donde caballeros Moros y Cristianos intentarán conseguir el mayor número de pañuelos, puestos por damas de ambos bandos. Por último, marcha de las tropas desde Chiringuito Ankara hasta Cruz Roja y espectáculo de baile y fuego. Las kábilas y cuarteles se abrirán a partir de las 22,00 horas y la fiesta se prolongará hasta la madrugada.

El domingo, 10, a mediodía, se hará la concentración de fusileros moros y cristianos con trabucada en Playa de las Ventanicas. Y ya por la tarde, a partir de las 18.30 horas, se desarrollará el desfile de moros y cristianos con vestimentas de gala y armamento, acompañado de numerosas bandas y fanfarrias.

Pueblo blanco y con historia

El pueblo blanco de Mojácar fue declarado en 2003 uno de los más bonitos de España. Situado en una cima a 170 metros sobre el nivel del mar, al final de Sierra Cabrera, al este de la provincia de Almería, se compone de dos partes: Mojácar Pueblo y Mojácar Playa. Las playas de Mojácar son algunas de las más atractivas de Almería. De los 17 kilómetros de playas vírgenes y turísticas, 7 siete de ellos tienen la Bandera Azul.

Mojácar, cuyo nombre deriva de 'Monxacar', que significa Monte Sagrado, posee una historia milenaria. Ha pasado por diferentes épocas y culturas, desde la Prehistoria hasta el reinado árabe, y ha acogido a fenicios, celtas, griegos, y romanos.

En cuanto a la Reconquista Católica que da origen a la Fiesta de Moros y Cristianos, Mojácar es protagonista de un episodio tan peculiar como significativo. En 1488, cuando todas las ciudades de la región se habían rendido frente a la conquista de los Reyes Católicos, Alavez, el gobernante árabe de Mojácar, se negó a entregar la ciudad.

Cuando le preguntaron por qué no se había presentado en una reunión celebrada en Fuente Mora (la fuente morisca de la ciudad), él dijo que era tan español como los Reyes Católicos, y que nunca quiso participar en una guerra contra los cristianos. Además añadió que quería que los habitantes de Mojácar fueran tratados como hermanos y no como enemigos, permitiéndoles así cultivar las tierras y gobernar la ciudad. El rey Fernando y la reina Isabel estuvieron de acuerdo y aceptaron el compromiso de lealtad de Alavez y la ciudad siguió prosperando.

 

Fotos

Vídeos