Mojácar se trasladó en el siglo XIII debido al crecimiento de la villa

Los arqueólogos de la UGR apuntan a que en Mojácar la Vieja vivió un alcaide en el periodo andalusí ya que la instalación tiene un carácter militar

Arqueólogos trabajando en la zona de entrada, en la muralla, donde han aparecido numerosas estructuras de habitaciones estrechas./IDEAL
Arqueólogos trabajando en la zona de entrada, en la muralla, donde han aparecido numerosas estructuras de habitaciones estrechas. / IDEAL
Daniel Serrano
DANIEL SERRANOMojácar

El pasado viernes finalizó la primera campaña de excavación arqueológica en el cerro de Mojácar la Vieja. Se trata de un proyecto llevado a cabo por la Universidad de Granada (UGR), a través del laboratorio Memolab y a iniciativa de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Mojácar.

Esta proyecto, según detalló el director de la excavación José María Martín Civantos a IDEAL, «debería de ser la primera campaña, dentro de una serie de actuaciones que vayan recuperando Mojácar la Vieja y nos vaya dando datos sobre su origen y la historia del municipio, poniéndola en valor para que la puedan disfrutar tanto los vecinos como los turistas».

Para ello se ha realizado una campaña de excavación, que comenzó el pasado 2 de julio, en la que se abrieron dos sondeos en la zona del castillo: uno en la zona de entrada, en la muralla; el otro en la cima, en torno al aljibe grande que es el elemento más conocido.

«Nos hemos encontrado con un yacimiento que ya sabíamos que tenía mucho potencial desde el punto de vista arqueológico y patrimonial, pero conforme íbamos excavando y quitando tierra nos hemos ido sorprendiendo», comentó el director del proyecto.

Según apuntó Martín Civantos, el asentamiento tiene un castillo que empieza en la parte media del cerro hacia arriba. Sin embargo, la mayor parte de la población vivía fuera de ese emplazamiento y no estaba amurallada.

En la cima apareció un segundo aljibe, más pequeño.
En la cima apareció un segundo aljibe, más pequeño. / IDEAL

Justo con la conquista de los árabes, en el siglo VIII, se inició el poblamiento de este cerro «aunque todavía no sabemos que tipo de asentamiento era», detalló Martín antes de relatar que en las últimas fases, que son las más evidentes, en torno al siglo XIII, época en la que se abandona el cerro, «Mojácar ya se había convertido en un centro de relativa importancia, ya que tenía una entidad relativamente grande y ya era una villa. De hecho, muy probablemente, ese es el principal motivo por el que se produce el traslado de la población al actual emplazamiento. Además desde allí se vigila mejor el mar y en el citado siglo se encontraba en la frontera con Castilla».

Así, se descartan las teorías de que la población se trasladara a causa de un terremoto, un ataque o cualquier otro desastre, sino que forma parte de una dinámica de crecimiento dentro del periodo andalusí.

Descubrimientos

En la parte de la puerta han descubierto «parte de los accesos originales» y que la muralla tiene varias fases, es decir, que se va reforzando a lo largo del tiempo. Hacia el interior aparecen numerosas estructuras de habitaciones estrechas, que podrían ser almacenes, y que estarían ligadas al acceso.

También se ha encontrado gran cantidad de restos de cerámica.
También se ha encontrado gran cantidad de restos de cerámica. / IDEAL

En cuanto a la cima, además del aljibe grande, los excavadores han encontrado otro de menor tamaño «que probablemente era la base y el sótano de una torre». Martín Civantos detalló que en torno a los dos aljibes hay una serie de naves que van rodeando el cerro, configurándose otro pequeño castillo pero sin amurallar.

El director de la excavación comentó que en esas pequeñas habitaciones de la cima se han encontrado varios bolaños, es decir bolas de piedra que Martín Civantos asegura que son bolas de catapultas. «Esto nos dice que era una instalación que tiene un carácter militar, eso quiere decir que aquí habría una guardia y, al menos, una catapulta». Según estos descubrimientos, «aquí vivió un alcaide nombrado por el representante del poder central».

Bolaño encontrado en la cima.
Bolaño encontrado en la cima. / IDEAL

Martín Civantos cree que desde el punto de vista científico sería interesante observar la secuencia. «Habría que intentar ver cómo ha sido la evolución, dónde está el origen del yacimiento e incluso si había algún asentamiento anterior al siglo VIII, que sería lo más normal», apuntó.

A pesar de estas primeras teorías, en septiembre se presentarán en Mojácar los resultados de esta primera campaña de excavación tras el estudio correspondiente de todas las piezas encontradas en el yacimiento.

El edil de Turismo, Emmanuel Agüero Leclerc, comentó a este periódico que «ha sido una experiencia muy satisfactoria. A día de hoy es impensable que el próximo año no se realice otra campaña».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos