300 niños de entre uno y trece años corrieron la Carrera Infantil carbonera

300 niños de entre uno y trece años corrieron la Carrera Infantil carbonera

La futura cantera de corredores del municipio se dio cita en el Parque Andaluz para vivir una jornada deportiva muy especial y animada

IDEALcarboneras

Dejaron las imágenes más tiernas y atrayentes que pueda dejar una carrera veraniega. Más de 300 corredores de entre uno y trece años de edad, que forman parte de la futura cantera de corredores de Carboneras, se dieron cita el pasado fin de semana para vivir uno de los eventos deportivos más especiales de la localidad, la XIII edición de la Carrera Infantil de Carboneras.

La carrera dio inicio a las 19 horas con los más pequeños, los niños de uno y dos años, que luciendo su camiseta verde conmemorativa, tomaron la pista del Parque Andaluz para recorrer los 15 metros que les separaban del arco de meta. Le siguieron los niños y niñas de 3 años que dieron una vuelta al circuito en un recorrido de 30 metros y los niños de 4 y 5 años, que dieron dos vueltas para completar el circuito de 60 metros.

A partir de ahí, todos los asistentes se trasladaron al Paseo Marítimo junto a la Playa de los Barquicos para vivir las siguientes carreras de los niños de 6 y 9 años que compitieron en una distancia de 300 metros, seguidos por los niños de 8 y 9 años con 400 metros y finalizando los niños de 12 y 13 años con una distancia de 800 metros. Durante cada una de las carreras, los niños estuvieron animados por familiares, amigos y vecinos, que no pararon de aplaudir y animar a cada uno de los participantes en esta competición.

Durante la entrega de premios, el concejal de deportes, Pedro José Venzal agradeció «la gran acogida que año a año tiene este evento deportivo en la localidad, superando todos los años el número de inscritos». También destacó el «ambiente familiar y deportivo que se ha vivido durante toda la jornada» y agradeció «a todos los voluntarios y familiares que han apoyado la carrera y que han hecho que este evento sea cada vez más grande».

Al finalizar, todos los niños además de la camiseta conmemorativa recibieron su mochila del corredor, con bebida, frutas y alguna que otra sorpresa. Alegría, diversión y deportividad fue la tónica general de este evento deportivo, que desprendió más ternura que ningún otro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos