‘El agua Galasa es la de mayor calidad de la historia’, dice el PP

‘El agua Galasa es la de mayor calidad de la historia’, dice el PP
  • «El agua que suministra Galasa en las comarcas del Levante y el Almanzora es la de mayor calidad de la historia», aseguraba contundente ayer el diputado de Fomento, Miguel Ángel Castellón, a preguntas de los periodistas sobre las dudas que la calidad del agua genera en la comarca del Levante, según contaban los diputados socialistas en rueda de prensa el jueves.

Para Castellón lo único que está haciendo el Grupo Socialista de la institución provincial es «jugar con la seguridad de los ciudadanos que tienen que tener la certeza de que el agua que está llegando a sus casas cumple con los parámetros establecidos por la autoridad sanitaria».

 

A pesar de admitir «un problema puntual en uno de los parámetros que se produjo debido a las riadas que hubo en septiembre», hoy por hoy y según el diputado popular, «Galasa está suministrando el agua de más calidad de la historia de la provincia. Nunca han tenido en sus casas un agua con esta calidad».

Castellón recordaba que Galasa analiza sus aguas puntualmente y que remite esos análisis a las autoridades pertinentes siempre cumpliendo los plazos que establece la ley. Además, aseguraba que el agua del Levante y el Almanzora tiene la misma calificación hoy que hace seis meses y hace dos años.

Castellón concluía exigiendo al PSOE que busque otro arma para confrontar y hacer política. «Hacer política con la salud de las personas es algo ruin», decía.

Sin embargo, y a pesar de las afirmaciones de la Diputación Provincial, lo cierto es que, tan sólo la delegación de Salud de la Junta de Andalucía puede cambiar la calificación del agua que se suministra y que, de momento, no se ha variado dicha calificación desde que se estableciera que era agua no apta, sin riesgo, no sólo por el exceso de sulfatos, que suele ser lo habitual desde hace décadas, sino también por los trihalometanos (THM). Según la propia administración autonómica, «en los últimos días no se ha producido ningún cambio en la calificación del agua de consumo humano suministrada por Galasa a 11 municipios del Levante Almeriense. El agua en estas localidades continúa siendo 'No apta sin riesgo', lo que significa que no debe ser bebida ni usada para cocinar, pero sí puede ser empleada para el aseo personal y del hogar».

Continúa asegurándose desde la delegación que «desde que a comienzos del pasado mes de junio se notificase a estos 11 municipios, que se ampliaba la resolución de 'No aptitud' del agua de consumo humano en sus localidades por la detección de niveles de trihalometanos (THMs) por encima de lo establecido legalmente, no se dispone de datos analíticos que permitan cambiar la calificación del agua, por lo que esta sigue siendo 'No apta' para el consumo humano» y recuerda que «la delegación de Salud, como máxima autoridad sanitaria, es la única competente para declarar la aptitud o no aptitud del agua de consumo humano. Por ello instamos a los responsables de la Diputación Provincial de Almería a que se abstengan de lanzar mensajes que puedan inducir a error a la población».

Y la población, precisamente, se pregunta: ¿en qué quedamos?. Pues, parece que en que el agua que llega al Levante va a seguir siendo, como siempre, para bañarse y limpiar, pero no para beber. Que, según los técnicos, el agua que se suministra ahora mismo a los grifos es agua mezclada entre la tratada del pantano y la de la desaladora de Carboneras, que cumple con los parámetros que fija la ley, aunque Salud asegura no tener los datos para cambiar la calificación.

Pero, sobre todo, parece que, el agua para la comarca sigue como siempre, siendo de «mala calidad», según los problemas de la zona detectados en uno de los estudios del proyecto CAMP Levante de Almería, contemplando que no tiene la solución en el agua desalada por su elevado precio, coste energético y salmuera. Por ello, dicen «se considera necesario valorar otras opciones y se indica que la reutilización de agua en la zona es mínima valorando como una alternativa para algunos consumos».