Catastro ‘aflora’ más de 1.800 nuevos ‘bienes inmuebles’ en Cuevas del Almanzora

Catastro ‘aflora’ más de 1.800 nuevos ‘bienes inmuebles’ en Cuevas del Almanzora
  • La regularización ha supuesto largas colas de vecinos en el Ayuntamiento para saber de las cartas con pagos de 60 euros y una ‘nueva’ construcción a su nombre

Un buen número de vecinos de Cuevas del Almanzora están recibiendo estos días en sus casas unas cartas en las que se les explica que hay un inmueble o construcción en su terreno o parcela que no consta en Catastro, que les emite un pago de 60 euros, y que el próximo recibo de la contribución deberán abonar lo correspondiente de ese año por ese bien, además de lo retroactivo, hasta cuatro años antes, si es que la construcción data de años anteriores. Igualmente, el documento informa de que pueden tener más detalles de la ‘novedad’ y alegar a ella, a través del Ayuntamiento cuevano.

Esto ha supuesto que en las últimas semanas hubiera colas a diario para los encargados de realizar estos trámites de información y de aclaración e, incluso, presentación de alegaciones, en el Consistorio, y que muchos vecinos criticaran la medida, culpando a la administración local de la misma. Hasta tal punto que el propio Ayuntamiento emitió un comunicado de prensa para informar de que «no es responsable ni promotor del proceso de regularización catastral que se está llevando a cabo tanto en este término municipal como en el resto del territorio nacional. Este proceso parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a través de la Delegación de Economía y Hacienda y la Gerencia Territorial del Catastro de Almería en nuestro caso. El Consistorio tiene únicamente la misión de oficina de atención al público como Punto de Información Catastral reconocido, donde los ciudadanos podrán recibir información sobre cada uno de sus expedientes, en horario de atención al público de lunes a jueves de 8:00 a 15:00 horas».

Esa información que remitió el Ayuntamiento se puede comprobar a través de la página Web de la Dirección General del Catastro, donde efectivamente informa de este proceso de regularización que se está haciendo a nivel nacional, de forma escalonada, y que pretende, según apuntan en su página Web http://www.catastro.minhap.gob.es/esp/regularizacion_sec.asp , «la incorporación al Catastro Inmobiliario de los bienes inmuebles urbanos y rústicos con construcción, así como de las alteraciones de sus características, en supuestos de incumplimiento de la obligación de declarar de forma completa y correcta las circunstancias determinantes de un alta o modificación catastral».

En el caso de Cuevas, en concreto, han aflorado a raíz de este proceso casi 1.900 unidades urbanísticas que no estaban catastradas y, por lo tanto, no ‘existían’ a efectos de gestión o de tributación. La Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, realizó el verano pasado unos vuelos para llevar a cabo la regularización catastral en el municipio. La empresa contratada para hacer la regularización se apoya en los vuelos que hace el Ministerio para varias cosas y a raíz de esos vuelos se elaboran unos planos que contrastan con vuelos anteriores, por ejemplo, los del 2012 y lo que hacen es compararlos y así aflorar las nuevas construcciones de todo tipo. Asirec, es la empresa que aquí lo ha llevado, además de en varias zonas más. Cogen las bases del Catastro y ‘se tiran a campo’. Al final filtran y enriquecen eso con fotografías, medidas y los emite para Catastro. Había una previsión de 2.200 expedientes en el término municipal cuevano, que al final, quedaron en casi 1.900. Con el objetivo de que todo lo nuevo o modificado tribute lo que corresponde, y en este caso, opiniones para todos los gustos, unos les llaman, ganas de recaudar, otros, justicia social.

En concreto, el total de expedientes que han aflorado en Cuevas ha sido de 1.867. Han salido más en ‘rústica’, que es donde había más descontrol.

De esos, «no todos serán válidos porque habrá quién coincida o no con los metros o el uso, o quién sí lo hubiera declarado hace tiempo en Catastro pero no se lo habían actualizado desde este organismo, de ahí que la gente tenga que acudir a su Ayuntamiento a verificar los datos y alegar lo que considere», apuntó la concejal de Economía y Hacienda del Consistorio cuevano, María Isabel Alarcón, quién además no se atrevió a dar una valoración sobre lo que supondrá esta regularización en IBI para el Ayuntamiento. «Hasta que los expedientes no estén resueltos no se puede hacer un cálculo real de que estaba sin tributar y lo que supondrá para las arcas municipales. Además, hay que tener en cuenta que hay muchos elementos que son porches, piscinas, casetas, que están en terreno rústico y que no son de gran valor catastral, no obstante, hasta que no esté todo el proceso terminado no se podrá saber cuándo supondrá».

Lo que sí se hubiera agradecido, tanto por parte del personal del Ayuntamiento como por los vecinos, hubiera sido una campaña de información previa para saber qué les iba a llegar a sus casas, desde dónde y porqué, así como un poco más de información en la carta de Catastro, con imágenes, por ejemplo, de la construcción que les incluyen como no declarada.