El nuevo paseo marítimo de Mojácar partirá los chiringuitos por la mitad

Los espacios se reducirán en locales como este, míticos del verano mojaquero, perdiendo encanto, actividad económica y laboral.
Los espacios se reducirán en locales como este, míticos del verano mojaquero, perdiendo encanto, actividad económica y laboral. / IDEAL
  • Según el proyecto y las palabras de la alcaldesa, Rosa María Cano, el paseo atravesará por delante de estos emblemáticos lugares y les 'quitará' la zona de sombrillas y hamacas

Lo denunció el grupo municipal 'Somos Mojácar' tras conocer los detalles que dio la propia alcaldesa, Rosa María Cano, en la última sesión plenaria. Se había ya anunciado un nuevo tramo de paseo marítimo para Mojácar pero no se sabía mucho más. La primera edil corroboró las sospechas al responder a las preguntas de la edil Jessica Simpson sobre que el nuevo tramo de paseo pasará por delante de los emblemáticos chiringuitos mojaqueros, quitándoles la zona de sombrillas y hamacas y partiendo en dos lo que hasta ahora es parte de su negocio y encanto.

El nuevo tramo del paseo marítimo comprende desde la rotonda de la Cruz Roja (donde acaba en tramo recientemente finalizado) hasta la rotonda frente al Maui, en la zona del camping.

«A falta de estudiar con detenimiento los planos, y ver al detalle el recorrido íntegro de este nuevo tramo, hemos conocido que justo en la zona de los chiringuitos (Aku Aku, el Cid, Aurora, el Patio, Bahía y Maui Beach) el paseo va a cortar por la mitad a todos, transcurriendo entre los chiringuitos y la playa», confirmaron desde Somos Mojácar. «Los chiringuitos han de reducir su espacio, y no estarán nunca más a pie de playa. El paseo marítimo los cortará por el medio, justo entre la zona donde tienen puestas las mesas y las sombrillas en la arena, alterando gravemente su disposición e idiosincrasia única, tan peculiar y atractiva. Algo que ha hecho famosa a Mojácar desde principios de los años 70, siendo también una fuerte fuente ingresos y empleo», expresaron desde este partido.

A las preguntas de Jessica Simpson sobre porque no barajar otras posibilidades a la hora de ejecutar este proyecto para proteger los chiringuitos «como joyas de nuestro municipio», las respuestas fueron negativas asumiendo «ya lo tenían todo previsto y no cabía ninguna otra alternativa a la destrucción inminente de estos, al menos dejaran de existir tal y como todos los conocemos», apuntó.

Es más, desde Somos Mojácar se criticó que «esta decisión se haya tomado, como otras tantas decisiones importantísimas y decisivas para el futuro de Mojácar, de forma unilateral y sin ningún tipo de transparencia o participación. Con una información nula a la oposición y sin contar con la opinión de los empresarios afectados o los vecinos de nuestro pueblo».

«No entendemos su constante esfuerzo por destruir todo lo bonito que Mojácar posee, independientemente de que lo haga sin el más mínimo sentido del gusto, o que su mala gestión económica realizando las obras a pleno pulmón o con escasas ayudas o subvenciones. Esto va mucho más allá, es cargarse de un zarpazo el encanto del movimiento hippy extranjero que hace más de 45 años se instaló en estos pequeños improvisados chiringuitos como el Cid, el Patio y otros muchos que a lo largo de casi medio siglo se han constituido como instituciones de la restauración, la música y el arte», apuntaron.

En cuestión de horas, las reacciones de los vecinos y visitantes de Mojácar fueron explosivas, «la gente no entiende el porqué de esta decisión. Más aún sin poder barajar muchas de las posibilidades que otros arquitectos y abogados pueden aportar para dar otras soluciones o perspectivas a este nuevo tramo del paseo marítimo. Incluso se puede usar el acerado amplio que recientemente se ha construido justo frente a ellos», concretaron.

Somos Mojácar aclaró que no están en contra del avance y la evolución urbanística, un paseo marítimo en condiciones es no solo necesario si no beneficioso para nuestra costa. «Pero, no a costa de mutilar de por vida el atractivo turístico que los chiringuitos ofrecen a nuestro municipio, sus gentes y sus visitantes», recordaron.

«Estamos reuniendo opiniones de afectados, tanto de los dueños como de los arrendatarios. También manteniendo conversaciones con nuestros compañeros de la oposición y con varias asociaciones, para entre todos hacer fuerza y oponernos enérgicamente a esta gran locura que pretenden llevar a cabo Rosmari y sus concejales», finalizaron.