Vicente reclama, vestido de matador de toros, que se arregle la rampa en la que se cayó su mujer

Vicente reclama, vestido de matador de toros, que se arregle la rampa en la que se cayó su mujer
  • A sus 72 años cree que esta puede ser la manera para que adecuen ese paso en el que su esposa se rompió la tibia y el peroné

Conduce los viernes desde hace tres semanas, desde Murcia a Garrucha. Allí a las siete de la tarde comienza a recoger firmas y a explicar porqué está en ese punto, vestido de matador de toros, a quién se acerca a escucharle. Confiesa que, a sus 72 años, se cansa bastante, y que esto supone un esfuerzo, pero afirma que seguirá en su empeño hasta que consiga el arreglo de algo tan sencillo como importante, una rampa que, a su entender, no está adecuada.

Vicente explica a IDEAL que hace ya unas tres semanas decidieron ir a Garrucha, pasearon por el Malecón, bajaron a la lonja, vieron los puestos de ropa y otras cosas que hay por allí y después decidieron volver a subir hacia el paseo del Malecón, lo hicieron por una rampa que, a juicio de este murciano, no está correcta y eso supuso la caída de su mujer Carmen.

Vicente Martínez Izquierdo ‘el Levantino’, como le llamaban cuando era matador de toros, no dudó en averiguar qué había provocado ese traspié que concluyó con la rotura de la tibia y el peroné de su mujer.

«Me ha dado mucha rabia, porque esa rampa no está nada bien, resbala y además tiene unas losas más altas que las demás, ahí fue donde mi esposa tropezó y eso le provocó la caída, he recogido sobre 100 firmas y voy a seguir porque es una forma de manifestar mi malestar y también de exigir al Ayuntamiento que cambie y arregle esa rampa porque supone un peligro para los viandantes, sobre todo, los de más edad», aseguró Martínez.

Martínez Izquierdo confirma que no ha presentado denuncia alguna, y no tiene, de momento, intención de hacerlo, porque cree que no será necesario si se le escucha.

‘El Levantino’ ha toreado en plazas más difíciles y seguro que, en esta ocasión, no le pillará el toro, porque asegura que insistirá en su objetivo, le cueste los meses que le cueste, así, vestido de luces, para llamar la atención de quienes estén por el municipio.

Y mientras intenta esta humilde ‘hazaña’ con la confianza de que su acción evitará algún otro tropiezo Vicente Martínez Izquierdo, ‘El Levantino’ explica un poco su historia, historia que puede hallarse en los medios de comunicación de su Murcia natal.

Vicente nació el 25 de diciembre de 1944, en el barrio de San Antonio, del municipio de Ceutí. Su familia, una de las tantas que componen el numeroso grupo de gentes humildes del pueblo, está compuesta de diez hermanos. Después de los primeros escarceos con el mundo de los toros, se viste por primera vez de luces, actuando de sobresaliente el 21 de septiembre de 1962, en la plaza de toros de Mula.

Hasta hace unos pocos años continuaba su actividad en las plazas de toros, como picador. El mundo de los toros le acompaña ahora también en su reivindicación, afirmando que su mujer va recuperándose aunque necesita de su ayuda y él se desvive por cuidarla para que esté lo mejor posible cuanto antes.