Textiles y naturistas, enfrentados en una urbanización de Vera Playa

Fachada principal de la entrada a la urbanización en la que se están produciendo los problemas entre naturistas y textiles.
Fachada principal de la entrada a la urbanización en la que se están produciendo los problemas entre naturistas y textiles. / IDEAL
  • Propietarios que han cogido el mando piden que se respete que en las zonas comunes hay que ir desnudos; los otros consideran que es una dictadura y manifiestan sentirse coaccionados

La polémica está servida. y, por lo que apuntan algunos, la 'batalla' puede volverse más grave de cara al verano si no se produce una sentencia firme que cierre de una vez el conflicto en la Urbanización Natura World de Vera. Textiles y naturistas entraron, hace algún tiempo, en una guerra que se manifestó en esta Semana Santa con la intervención de las fuerzas de seguridad casi a diario y con acusaciones cruzadas de presuntas coacciones y amenazas por parte y parte.

La historia diverge según quién la explique. Para empezar, con los datos. Textiles hablan de que son mayoría, un 75% de la comunidad de 495 propietarios; los otros dicen que es al revés, que son los naturistas los que son el 75%. Unos hablan de que les amenazan y que usan la violencia para impedirles la entrada a la piscina, como zona común, vestidos; los otros dicen que solo les informan de que deben respetar lo que dicen es una norma de la urbanización. Nadie parece querer dar su brazo a torcer y las versiones de unos y otros no tienen ningún punto de acercamiento. De hecho, las denuncias mutuas hablan desde coacciones para el pago a una comunidad, hasta las de amenazas por intentar acceder con bañador a la piscina.

Lo cierto es que en el año 2010 nacieron dos comunidades de propietarios. La 'textil', bajo el nombre de 'Avenida Ciudad de Tarragona 3' y la nudista, 'Natura World Vera'. Los problemas de convivencia desembocaron en un litigio judicial cuya sentencia, aunque no en firme, salió a finales de 2016 dando la razón a 'Natura World Vera', pero está recurrida por la otra comunidad.

A partir de ese momento, es cuando aseguran unos y otros que comenzaron los problemas. Una de los miembros de 'Natura World', Soledad Jiménez, explicó a este medio que pidieron la ejecución de sentencia, entendiendo que el 'mandato' de la otra comunidad había terminado. «Según los estatutos de la comunidad las zonas comunes son naturistas, y nosotros hemos informado de eso, pero nunca hemos coaccionado ni amenazado a nadie». Algo que no comparte el que fuera presidente de 'Avenida Ciudad de Tarragona, 3', Juan Pedro Peláez. «Los problemas, por tanto, surgieron cuando parte de los textiles quisieron acceder a la piscina que estaba abierta, solo una de las cuatro de las que dispone la urbanización, y se encontraron con dos vigilantes jurados que les impedían hacerlo, además de malas maneras, a mi mujer la cogieron del brazo y le dijeron que le iban a pegar, por eso pusimos denuncias, nosotros y otras 50 personas más, hasta a los niños les decían que tenían que desnudarse para acceder a la piscina», añadió.

«Eso no es cierto», contradice Jiménez. «Mientras ellos han estado manejando la comunidad, nosotros hemos respetado y hemos aguantado sus ofensas, por que el tema estaba en juicio, y por eso la cosa ha estado tranquila, pero ahora, con la justicia de nuestro lado, que nos ha dado la razón, no aceptan las normas que hay. Ahora deben ellos respetar. Es mentira que coaccionemos a nadie y menos a los niños, a un niño no podemos mandarle desnudarse. Eso es mentira, ellos sí han usado a los niños, les hemos informado de que era zona nudista, pero igualmente, se les ha dejado bañarse. Los vigilantes los contratamos porque no es la primera vez que sufrimos vejaciones por parte de los textiles que no entienden qué es el naturismo». Peláez aseguró: «no tenemos nada en contra de los nudistas. De hecho, durante el tiempo que hemos estado llevando la comunidad, que nos hemos encargado de todo, de mantenimiento, de agua, luz, de todo, ha habido permisividad, no ha habido ningún problema. Sin embargo, hay un grupo de desalmados que han implantado la dictadura, obligando a todo el mundo a ir desnudo. Esta urbanización es mixta». Nuevamente, Jiménez lo niega: «Es una urbanización naturista, en un enclave naturista. A ellos les engañó el constructor, la mayoría compraron en el sector IV de Garrucha, pero como no se hizo esa construcción, les dieron apartamentos aquí diciéndoles que era mixta, pero eso no es así. De hecho, el juez les obligó, por la sentencia, a entregar las llaves de todo, y por eso, nosotros tenemos las llaves. Dicen que hemos roto candados, y eso también es mentira», apuntó.

El verano se acerca, y según Peláez, si la justicia no se pronuncia antes, el problema puede hacerse muy grave. Para Jiménez, los textiles deben respetar las normas: que las zonas comunes son naturistas y denunciar a quién les engañó diciendo que era una urbanización mixta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate