Trasladan, por vez primera en su historia, a la Virgen de Huebro, a pesar de sus vecinos

Trasladan, por vez primera en su historia, a la Virgen de Huebro, a pesar de sus vecinos
  • Los ‘opositores’ a que eso sucediera tuvieron que aceptar que su imagen abandone su casa por unos días para celebrar una Semana Mariana en la Villa de Níjar

La Virgen del Rosario de Huebro salió ayer, por vez primera, de su iglesia en la pequeña pedanía nijareña, para ir en romería hasta Níjar donde le espera una semana de cultos. A pesar de que medio centenar de vecinos se reunieron frente a la parroquia con el fin de impedir esa salida, finalmente, se produjo, sin ningún altercado, ya que la Guardia Civil estuvo hablando con los vecinos, pidiéndoles que no intentaran obstaculizar el acto puesto que el párroco, José Rodríguez Bonilla, apoyado por el Obispado, contaba, según les anunciaron, con todos los permisos y autorizaciones para llevar a la Virgen a la villa. «Nos dijeron que ellos tenían todos los papeles para hacerlo y que no impidiésemos el traslado porque tendría que hacer detenciones. Nosotros le pedimos que, por favor, no pasaran por el cementerio y lo cumplió», apuntó Jesús Martínez, miembro de la Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Rosario.

Por lo tanto, a pesar de su intención de conseguir como hace dos años que la Virgen no abandonara su templo para bajar a Níjar, esta vez no pudieron hacer nada, y tuvieron que aceptar con «tristeza» e «indignación» el traslado. Carmen García, presidenta de la asociación, manifestó sentirse además «traicionada» como el resto de personas que no querían que su Virgen se marchara, por el «Ayuntamiento, que dijo que no tomaría parte, pero sí ha puesto el autobús para subir a gente».

Ahora esperan que salga el juicio que tienen interpuesto contra el Obispado para que se les reconozca la titularidad de la imagen, «que es del pueblo», aseguraron, a pesar de que «el cura y el Obispado están disponiendo de ella como quieren».

Temas