¿Obra fantasma? para la protección de la desaladora del Bajo Almanzora

Hace 10 meses el BOE publicó la actuación para evitar una nueva inundación de la planta en desuso, tras ser arrasada por las riadas, hace cinco años

J. SIMÓN cuevas del almanzora

10 meses después de que se diera un paso esencial para la obra de protección de la desaladora del Bajo Almanzora en Cuevas, con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del informe de impacto ambiental que daba luz verde para ese proyecto de «ampliación» de las obras de protección de la planta, nada más se sabe. Según fuentes municipales cuevanas, nada más ha llegado al Ayuntamiento, con lo que lo único que se sabe es lo mismo que hace casi un año.

A pesar de las presiones de agricultores y políticos, lo cierto es que ni siquiera la obra de protección tiene visos de realidad. Una actuación que, por sentido común, debería hacerse antes de la propia reparación de la desaladora, ya que su cometido sería evitar que corriera nuevamente peligro una vez reparada.

Obras que no llegan

Precisamente sobre todo ello pidió ayer explicaciones el grupo Ciudadanos en el Congreso de los Diputados. En un comunicado con imagen del escrito registrado en la Cámara, los diputados de Ciudadanos Almería, Diego Clemente, y de Murcia, Miguel Ángel Garaulet, exigieron respuestas al Gobierno sobre las obras de reparación de la desaladora de Cuevas del Almanzora tras las últimas noticias relacionadas con la suspensión del trasvase de los 43 hm3 de agua procedente del Negratín y de los 20hm3 del Tajo-Segura. «Queremos saber si las obras han comenzado ya, su planificación y quién las pagará», afirmó Diego Clemente quien también añadió en la pregunta dirigida al Gobierno que, en caso contrario, cuándo se tiene establecido el comienzo de las obras.

«Tras cinco años, es hora de que el Gobierno se ponga al frente de los problemas hídrico que sufren Almería y Murcia y aclarar las sombras que pesan sobre Acuamed tras construir la desaladora en el margen de una rambla dentro de una zona inundable», aclaró el almeriense. Finalmente, ambos diputados también exigieron respuesta del Gobierno central sobre si se van a ejercer medidas legales contra los responsables de la mala gestión (ubicación errónea, falta de seguro, existencias de sobre costes) de esta desaladora y si se va a seguir cobrando a los regantes la parte proporcional de una inversión que no está suministrando el agua que tenía como objetivo. «No vamos a seguir permitiendo que el Gobierno mire hacia otro lado mientras se pone en peligro la producción agraria de 19.000 hectáreas de cultivo y el empleo de más de 30.000 jornales en la zona», finalizó.

La planta cumplirá el 28 de septiembre cinco años de inutilidad tras ser arrasada por las riadas de 2012, a pesar de estar presupuestada su reparación en los últimos años (8,7 millones en 2014, 11,6 en 2015 y 22,6 en 2016). En 2017, dos partidas para ella ‘Desaladora del Bajo Almanzora’ y ‘reparación de Desaladora del Bajo Almanzora’ por un total de 5 millones de euros, que tampoco podrán llevarse a cabo, no sólo porque el año se está acabando, sino también porque la infraestructura está intervenida judicialmente a raíz del caso de la operación Frontino por presuntos fraudes y sobrecostes en las obras de la sociedad estatal Acuamed. Precisamente hace unos días, el portavoz del PP en el Congreso y diputado nacional por Almería, Rafael Hernando, anunció que el Gobierno pedirá a la Audiencia Nacional que alce esta intervención para desbloquear su uso e intentar ponerla en marcha. Si la justicia lo aceptara habría que entrar a ver los daños, presupuestar el arreglo y después ejecutar la actuación. Algo que se antoja no será en un corto plazo.

Mientras tanto, los regantes del Almanzora y Levante anuncian que trabajan en un anteproyecto para construir una desaladora más grande que la de Acuamed al lado de esta.

Fotos

Vídeos