Los propietarios de un chiringuito tratan de apartar a la alcaldesa de Mojácar

La alcaldesa de Mojácar, Rosa María Cano, en el centro, durante el pleno ordinario celebrado ayer./D. S.
La alcaldesa de Mojácar, Rosa María Cano, en el centro, durante el pleno ordinario celebrado ayer. / D. S.

Registran un documento en el que piden la abstención y recusación en cualquier procedimiento por «tener enemistad manifiesta»

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOMojácar

En el pleno ordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Mojácar, la alcaldesa Rosa María Cano tuvo que incluir, votando previamente la urgencia, un punto en el orden del día para desestimar la recusación hacia su persona en cualquier procedimiento presentada por los propietarios de uno de los chiringuitos.

Tal y como detalló Cano, el pasado 16 de julio se registró un documento en el Ayuntamiento de Mojácar en el que los propietarios de uno de los establecimientos ubicados en la costa mojaquera requieren la abstención y recusación en cualquier procedimiento en el que ellos intervengan por parte de la alcaldesa.

La oposición, formada por PSOE y Somos Mojácar, afeó no haber sido informada del asunto y no haber recibido el informe jurídico elaborado por parte de los abogados del Ayuntamiento y recibido la tarde anterior a la celebración de la sesión. En base a ello, Cano reconoció su error y advirtió que «en principio pensamos que no había que llevarlo a pleno pero finalmente nos explicaron que debíamos hacerlo así».

Petición

En el escrito registrado, los propietarios solicitan que, en base a lo regulado en los artículos 23 y 24 de la Ley 40/2015, 1 de octubre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, se abstenga la alcaldesa del Ayuntamiento de Mojácar de intervenir en cualquier procedimiento que como interesados sean los administradores solidarios de las mercantiles que representan, por ser motivo lo regulado en el artículo 23.2 letra c: «tener enemistad manifiesta con las personas mencionadas».

Además, «igualmente recusamos a la alcaldesa de cualquier procedimiento que se esté instruyéndose por cumplirse lo estipulado en el artículo anterior».

En dicho documento, los propietarios exponen, entre otros motivos, que cuentan con licencia de apertura desde 1981; que dicho establecimiento no cuenta con denuncia alguna por incumplimiento en el ejercicio de su actividad, ni molestias u otro tipo contemplados por la legislación vigente; que el Ayuntamiento de Mojácar mediante resolución de la Junta de Gobierno Local concedió el trámite de «calificación ambiental favorable» al adaptar su licencia de restaurante a la de establecimiento de bar con música.

Los propietarios aseguran que dicho expediente fue objeto de litigio como consecuencia de que el Ayuntamiento de Mojácar mediante Decreto de Alcaldía dejara sin efecto la calificación ambiental. Una resolución que fue recurrida ante el Juzgado de lo contencioso-administrativo.

Según indican, desde este hecho, el establecimiento afectado se encuentra presionado por una serie de actuaciones de los agentes de la autoridad hacia el mismo: actas de inspección, hostigamiento o amenazas veladas, entre otros. Hechos que han dado como resultado que los afectados presentasen el pasado 7 de julio una denuncia ante la Guardia Civil por «abuso de autoridad, hostigamiento y amenazas» contra la Jefatura Superior de la Policía Local de Mojácar, «en este caso la alcaldesa».

La oposición, de acuerdo

El portavoz del PSOE, Manuel Zamora, confesó «estar bastante de acuerdo con lo que dice el escrito. Estoy convencido de que es así, hay una cierta animadversión por su parte hacia ese negocio».

Desde Somos Mojácar, Jessica Dee Simpson aseguró que entiende perfectamente esa denuncia «porque somos testigos de ello».

Por su parte, la alcaldesa Rosa María Cano explicó que la recusación «quiere decir que yo no puedo intervenir como alcaldesa en ningún acto administrativo en los que se presenten ellos. Es decir, dejo de ser alcaldesa de este pueblo para sus actos administrativos».

El informe jurídico elaborado por los abogados del Ayuntamiento de Mojácar al que ha tenido acceso IDEAL informa de que «debería desestimarse dicha recusación».

Por un lado, «no se especifican los procedimientos o expedientes respecto a los cuales se plantea la recusación». Por otro, la existencia de un recurso contencioso-administrativo «no es en sí misma motivo de recusación ni indicio o signo de enemistad manifiesta» y la denuncia presentada ante la Guardia Civil «no denota enemistad manifiesta ya que se trata de un acto unilateral y los hechos que se reseñan en la misma no han sido probados».

Aunque la alcaldesa no votó, por ser parte interesada, el pleno aprobó desestimar la recusación con los votos favorables del equipo de gobierno. La oposición votó en contra.

 

Fotos

Vídeos