El PSOE asegura que el alcalde favorece las contrataciones en empresas

El alcalde de Carboneras, Salvador Hernández, durante una sesión plenaria./IDEAL
El alcalde de Carboneras, Salvador Hernández, durante una sesión plenaria. / IDEAL

Los socialistas se aferran a una conversación que Hernández tuvo con el delegado sindical de CNT una vez que finalizó la última sesión plenaria

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOCarboneras

El último pleno celebrado en el Ayuntamiento de Carboneras está dando que hablar. Quizás no tanto por el orden del día sino por lo ocurrido antes y después del mismo. Una vez levantada la sesión por parte del alcalde carbonero Salvador Hernández, el regidor ofreció al ciudadano Francisco Belmonte Rivas, que a su vez es delegado sindical de la Confederación Nacional del Trabajo, el turno de palabra ya que este quería realizar unas preguntas al haber sido despedido de su puesto de trabajo de conserje en el Pabellón Municipal.

De esta manera Belmonte se dirigió a Hernández en los siguientes términos: ¿va a tomar alguna medida frente a los abusos laborales cometidos por Grupo Nexa, incluido el despido ilegal del delegado sindical de CNT?

El alcalde respondió refiriéndose a la temática abordada sobre el desarrollo de la sesión plenaria donde se había dado cuenta del inicio, en los próximos días, de las obras de reforma y modernización en el Pabellón Municipal por lo que, según entiende Hernández, el servicio que ofrecía el puesto por el que había sido contratado no sería necesario durante el tiempo que durasen las obras. También recordó que se trata de una empresa privada la que gestiona los servicios y es por ello por lo que Belmonte no es un trabajador del Ayuntamiento.

El delegado de CNT no se dio por contestado y volvió a repetir la pregunta a lo que Hernández contestó asegurándole que antes de ser alcalde es vecino y entiende su postura pero que él no es nadie para determinar si un despido es legal o ilegal. El regidor carbonero, en un momento de la conversación, admitió que «hubo voluntad» para que se contratase a Belmonte y le recordó que ha trabajado en más de una ocasión para empresas subcontratas del Ayuntamiento.

Dichas palabras son las que ha aprovechado el portavoz del Grupo Municipal Socialista, José Luis Amérigo, para tachar de «escándalo» que, según a su entender, el propio alcalde del municipio haya confesado que favoreció la contratación de un integrante de su lista electoral en las elecciones municipales de 2011.

Para los socialistas, este presunto tráfico de influencias viene a confirmar lo que para ellos es un «secreto a voces» entre los vecinos de Carboneras: las continuadas contrataciones de integrantes de PP–GICAR por empresas que trabajan para el Ayuntamiento y las abultadas facturaciones de familiares directos del propio alcalde y de algunos concejales del equipo de gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos