Turre vuelve a tener presupuesto gracias al voto de calidad de la alcaldesa

A la izquierda, la silla de la independiente María Luisa Cervantes vacía, a la derecha, el portavoz del PP abandonando la sala./D. S.
A la izquierda, la silla de la independiente María Luisa Cervantes vacía, a la derecha, el portavoz del PP abandonando la sala. / D. S.

La ausencia de la edil independiente «por motivos laborales» marcó el desarrollo de un pleno que estuvo lleno de desencuentros

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOTurre

El Ayuntamiento de Turre aprobó el pasado jueves, de manera inicial, el presupuesto general para el ejercicio económico de 2018, en una sesión plenaria extraordinaria que coincidió con el cierre de la edición impresa de este periódico.

El equipo de gobierno turrero, formado por PSOE y Somos Turre, que no cuenta con la mayoría, consiguió sacar adelante el ejercicio económico para el presente año, tras cerca de dos años sin hacerlo, gracias al voto de calidad de la alcaldesa socialista María Isabel López y a la ausencia de la edil independiente María Luisa Cervantes, que no pudo asistir a la sesión. Por su parte, el Grupo Municipal Popular votó en contra.

Según se detalló durante la sesión, los ingresos ascienden a 2,85 millones de euros mientras que los gastos, según prevé el Consistorio, serán 2,49 millones de euros, por lo que, si no le fallan las cuentas al equipo de gobierno, Turre tendrá un superávit de aproximadamente 360.000 euros.

En lo referente a los gastos, destaca el capítulo 1, el de personal, que asciende a 1,14 millones de euros. Las cuentas también contemplan la aportación de 60.000 euros para el plan de renovación de infraestructuras hidráulicas y una partida de 80.000 euros para las obras de los planes provinciales que, a parte de las ya existentes (el acerado avenida Almería, el parque accesible junto al colegio María Cacho y el albergue en Sierra Cabrera), incluyen cuatro nuevos proyectos: adecuación del acceso peatonal al entorno deportivo; urbanización calle las Palmeras; mejora del alumbrado público y asfaltado de viales. Además, la alcaldesa explicó que van a destinar una pequeña partida a un proyecto de teleasistencia.

«Es un presupuesto muy ajustado a la realidad ya que tanto los gastos como los ingresos están ajustados a la liquidación del año anterior», detalló López, que especificó que aunque el remanente de tesorería sigue siendo negativo, se ha rebajado de 1,1 millones de euros en 2016 a 43.000 euros en 2017.

La polémica

La celebración del pleno estuvo marcada por la ausencia de la edil independiente María Luisa Cervantes. Esto hizo que el portavoz del Partido Popular, Arturo Grima, solicitase, por cuestión de orden, tanto suspender el pleno, y que se aplazase al lunes, como que se retirase del orden del día el punto relativo a los presupuestos, ya que «lo que se va a aprobar no representa a los turreros».

Al no prosperar ninguna de las dos peticiones del popular, este presentó una enmienda a las cuentas solicitando que todo el capital destinado a planes provinciales se destinase a la primera fase del proyecto de paseo en la avenida de Almería, algo que fue rechazado.

Al respecto, la alcaldesa afirmó que había convocado el pleno antes de que Cervantes notificase su ausencia por temas laborales. A su vez, también criticó que, aunque había intentado hacer un presupuesto consensuado con todos los grupos políticos, el PP dijo «todo o nada».

Por su parte, el portavoz de Somos Turre, Martín Morales, le recordó a Grima que él «tampoco representa a la mayoría de los turreros» y, al igual que López, le reprochó: «o es lo que usted dice o no negocia».

Así, tras el intenso debate, y la aprobación inicial de los presupuestos para el presente año, el Grupo Municipal Popular al completo se levantó y se marchó de la sesión.

Algo que, sin duda, no sentó nada bien entre el equipo de gobierno que finalizó el pleno aprobando por unanimidad las tres mociones presentadas por Somos Turre, que habían quedado pendientes de la sesión anterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos