Vera tendrá una residencia para personas con discapacidad intelectual

La Fundación Unicaja y Asprodalba acuerdan levantar un centro para adultos en una parcela cedida por el Consistorio de la localidad

EUROPA PRESSVera

La Fundación Unicaja y la asociación Asprodalba, dedicada a la atención de personas con discapacidad intelectual y a sus familiares, han firmado un acuerdo que permitirá al colectivo dar respuesta a la demanda de la población y ubicar una nueva residencia plenamente equipada y adaptada y para adultos en el Levante almeriense.

La colaboración de la institución, refrendada en un convenio suscrito por Emilia Garrido, en representación de Fundación Unicaja, y por Francisco Alonso Martínez, presidente de Asprodalba, servirá para facilitar la materialización del proyecto, que consiste principalmente en la ampliación y transformación de una vivienda, en este caso, propiedad de la asociación, según explicó la entidad.

La obra, impulsada de manera «decisiva» por Fundación Unicaja, según Alonso Martínez, implica cambios profundos en el inmueble, además de su ajuste a todos los requisitos previstos por la ley. En este sentido, se habilitarán tres nuevos dormitorios, un salón de estar y un almacén, entre otros elementos.

La colaboración en la residencia, que ofrecerá unos recursos inexistentes en la zona, se adscribe al interés de Fundación Unicaja por fomentar iniciativas que favorezcan la integración y la calidad de vida, así como la autonomía de las personas con necesidades especiales.

Con la construcción de la residencia para adultos, prevista en el municipio de Vera, en una parcela situada en el centro urbano y cedida por el Ayuntamiento, Asprodalba pasará a contar con una infraestructura básica en su objetivo de evitar el desarraigo de las personas con discapacidad intelectual, muchas de ellas a cargo de familiares, que por su situación económica y su a avanzada edad, no pueden brindarles la atención cotidiana que precisan.

El centro, de carácter inclusivo, funcionará igualmente como una herramienta para fomentar la autonomía de los usuarios, además de la permanencia en un entorno en el que se sienten arropados y en el que se encuentran plenamente familiarizados.

La asociación Asprodalba, integrada por más de una veintena de trabajadores, atiende actualmente a más de un centenar de personas con discapacidad intelectual y alrededor de doscientas familias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos