El Cristo de la Misericordia ya vive en su nueva Casa de la Hermandad de San Juan

El Cristo de la Misericordia ya vive en su nueva Casa de la Hermandad de San Juan
  • Hace ya una semana, pero los comentarios y las felicitaciones siguen produciéndose, como la estela que deja un acontecimiento importante en cualquier parte.

Fue el último fin de semana de noviembre cuando llegó el gran momento que la Real y Venerable Hermandad de San Juan Evangelista y Cristo de la Misericordia de Vera esperaba, el momento de poder inaugurar su nueva Casa de Hermandad, ésa que tanto sacrificio, esfuerzo y trabajo ha costado y que ha contado también con la colaboración de tantas y tantas personas.

El Cristo de la Misericordia, y el resto de imágenes de la Hermandad ya viven en una gran Casa, de dos plantas, con 400 metros cuadrados. En la planta baja tienen todas las dependencias como son despacho, vestidor, sala multiusos, almacén, trateros y cuartos de baño. En la plata alta están expuestos los tronos y todo el patrimonio de la Hermandad, con joyas tan preciadas como actas que datan del año 1800. 

Tras mucho esfuerzo

«Fue una prioridad para la nueva directiva que entramos el año pasado», explica el presidente de la Hermandad de San Juan de Vera, Diego Núñez, «no teníamos un lugar dónde reunirnos, donde hacer vida de Hermandad, donde encontrar nuestro centro neurálgico». Ahora sí lo tienen y a pesar del gran esfuerzo que ha costado, ha merecido la pena. El resultado es fantástico. Un lugar luminoso, espacioso y, sobre todo, para los más de 400 hermanos que veneran al Cristo de la Misericordia y a la Virgen María Santísima de Gracia y Esperanza y a San Juan Evangelista, que ya presiden desde hace unos días su hogar.

Pero no sólo para ellos es una buena noticia, sino también para el pueblo de Vera porque esta Casa se abrirá para que vecinos y visitantes puedan observar las maravillosas de la larga historia de la Hermandad. «La próxima semana vamos a establecer unos horarios para que los turistas que vengan a Vera y también los vecinos de la provincia puedan visitar y contemplar nuestro patrimonio y nuestras reliquias, incluyendo el espacio de la Casa de Hermandad como una muestra museística más dentro de las rutas guiadas que se hacen en la localidad», explica Núñez.

Emoción y agradecimiento

El Cristo de la Misericordia entraba por vez primera en su nueva Casa el pasado sábado. En aquel momento, no se podían contener las lágrimas de muchos que miraban cómo su venerada imagen podía ya disfrutar del lugar que tanto tiempo habían querido para ella. «Fue el momento más emocionante», confirma el presidente de la Hermandad. Las lágrimas en algunos no se pudieron contener, viendo como arropado por más de 600 personas, el Cristo encontraba ya su nuevo y definitivo hogar.

«No fue el único momento en el que multitud de personas acompañaron a la Hermandad, la Iglesia estaba abarrotada, así como la Plaza Mayor de Vera en los diferentes actos que celebramos para compartir con todo el mundo nuestra alegría», dice Núñez.

Y entre las actividades que se realizaron, con la colaboración del Ayuntamiento de Vera y de bandas, músicos y personajes relacionados con el mundo procesional, se encontraron: la conferencia de Abel Moreno, músico sevillano considerado el mejor compositor de Marchas Procesionales de España, y que ha compuesto más de cien temas dedicados a toda la Semana Santa española. «Moreno se quedó con el público desde el primer minuto, explicó anécdotas de sus más de 60 años de vida con la música, acompañado por la fantástica Banda de Música de Sorbas», nos contaba Diego Núñez.

Después, tres bandas muy conocidas en Vera actuaron y llenaron la Plaza Mayor: la Agrupación de Nuestra Señora del Rosario (Crevillente-Alicante) y Virgen del Carmen (Cuevas del Almanzora), y la Agrupación Músical Virgen del Carmen de Dúrcal (Granada).

Lla bendición e inauguración de las nuevas instalaciones de la cofradía por cura-párroco Antonio de Mata Cañizares, seguida de una Santa Misa, fue otro de los momentos que también entusiasmaron a todos los que llenaban la Iglesia.

«Después de tanto tiempo trabajando, nos llegó al alma el ver cómo se abría nuestra Casa, y cómo nos acompañaron tantas y tantas personas en un fin de semana especialmente importante para nosotros. Serán momentos inolvidables para muchos veratenses, porque no sólo conseguimos algo para nuestra Hermandad, esto es también para el pueblo de Vera que tiene ya un nuevo edificio y un nuevo patrimonio que nosotros compartimos con vecinos y visitantes», dice Núñez.