La playa de Garrucha, destrozada tras la tromba de agua

Los movimientos de arena han dejado las canalizaciones, muchas de ellas estropeadas, al descubierto. /D.S.
Los movimientos de arena han dejado las canalizaciones, muchas de ellas estropeadas, al descubierto. / D.S.

Mañana se evaluarán los daños y la alcaldesa solicitará una ayuda extraordinaria a la Junta de Andalucía

DANIEL SERRANOGARRUCHA

Las imágenes hablan por sí mismas. La playa de Garrucha amaneció ayer totalmente destrozada tras la inmensa tromba de agua que sacudió el viernes a este municipio costero del Levante almeriense.

Tierras movidas, chiringuitos inutilizados, canalizaciones al descubierto, canastas derrumbadas, pasarelas y duchas destrozadas, señales y carteles informativos por los suelos, un tramo completamente de piedra y suciedad, mucha suciedad que el agua que descendió por las calles de esta localidad, como si de una riada se tratase, arrastró hasta la orilla del mar.

A primera hora de la mañana de ayer, aunque la lluvia seguía haciendo una tímida presencia, los vecinos se asomaban, incrédulos, a la baranda del paseo del Malecón garruchero para comprobar, de primera mano, los destrozos que la lluvia había ocasionado. «He visto muchas lluvias torrenciales pero no recuerdo haber visto nunca la playa de esta manera», comentó un vecino a este periódico.

«He visto muchas lluvias torrenciales pero nunca había visto la playa de esta manera»

En declaraciones a IDEAL, la alcaldesa de Garrucha, María López Cervantes, adelantó que mañana se evaluaran los daños y comenzarán a adecentar, en la medida de lo posible, el litoral del municipio.

«No sé cuánto va a costar. Estamos recopilando todos los daños, ya que en algunos caminos dentro del término municipal también ha habido problemas, y una vez que sepamos los daños, justificando los litros que han caído como algo excepcional, solicitaremos una ayuda extraordinaria a la Junta de Andalucía», apuntó la regidora.

Cabe recordar que esto no es la primera vez que sucede en el municipio garruchero, sin embargo, tal y como comentó López Cervantes, «la otra vez que ocurrió, la playa no estaba tan mal como está ahora. Es de las veces que peor está. Para el agua que cayó, tenemos que dar gracias de que no hubo daños humanos, podría haber ocurrido una desgracia».

La alcaldesa de Garrucha también detalló que desde el viernes los operarios municipales están trabajando «en lo más importante». Y es que los trabajadores actuaron con rapidez en los dos colegios de la localidad. «Entró agua en los colegios así como en varias dependencias municipales y en la iglesia. Como ahora no es temporada de playas, ya el lunes habrá tiempo de evaluar los daños y comenzar a repararla», declaró.

Por su parte, el edil de Protección Civil, Ángel Capel, trasladó a este periódico que el viernes se registraron doce asistencias en viviendas de particulares, dos asistencias a vehículos que quedaron atrapados en alcantarillados, así como las incidencias registradas en el pabellón municipal, los colegios, el salón de plenos, la sede de la Policía Local o el archivo municipal, entre otras.

Merece la pena recordar que a primera hora de la mañana del viernes, en torno a las 9.30 horas, el municipio de Garrucha se vio sorprendido por una tromba de agua que arrasó los puestos del mercadillo, así como todo el género que los comerciantes llevaban para vender.

 

Fotos

Vídeos