La adjudicación del agua de Garrucha a la UTE Aqualia-Codeur sufre un nuevo revés

Pleno extraordinario celebrado en la mañana de ayer en el Ayuntamiento de Vera./D. S.
Pleno extraordinario celebrado en la mañana de ayer en el Ayuntamiento de Vera. / D. S.

Una edil del equipo de gobierno de Vera se abstiene en la votación sobre la autorización de la depuradora y el proceso queda paralizado momentáneamente

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOVera

El interminable procedimiento de adjudicación del ciclo integral del agua del municipio de Garrucha ha vuelto a dar un giro inesperado. Y es que el Pleno del Ayuntamiento de Vera rechazó, en una sesión extraordinaria celebrada en la mañana de ayer, la autorización definitiva a la Unión Temporal de Empresas (UTE) FCC Aqualia-Codeur, esta última mercantil dependiente de la administración local veratense al ostentar el 51% de su capital social, para la explotación de los servicios públicos del agua así como la formalización del protocolo general de actuación con el Ayuntamiento de Garrucha sobre la utilización de las instalaciones de la depuradora de Vera.

El rechazo vino motivado por la abstención de la tercera teniente de alcalde y concejala de Educación, Salud y Consumo, María Montoya Ruiz, que dejó la votación empatada a ocho, los favorables por parte del equipo de gobierno, formado por PA y PSOE, y los contrarios de la oposición, el PP. Si bien, como se exigía una mayoría absoluta, el voto de calidad del alcalde no tenía validez.

Su justificación

Tras un intenso debate entre el portavoz del equipo de gobierno veratense Francisco Vázquez y la portavoz del Grupo Municipal Popular Catalina Soriano, así como de la pertinente intervención del alcalde de Vera, Félix López, para cerrar el punto y el pleno, Montoya Ruiz pidió un turno de palabra que le fue concedido.

«Considerando que es un tema tan importante y con tantas repercusiones para el municipio de Vera, creo que todos los políticos necesitamos un buen asesoramiento técnico y jurídico antes de tomar las decisiones. En el último Consejo de Administración de Codeur, que se celebró el 16 de abril, hice algunas preguntas de cosas que no tenía muy claras en relación a cuál eran los beneficios que este Ayuntamiento iba a tener con la cesión de la depuradora a Garrucha. Como la única información que tengo un poco más extensa es la que ha dado el PP hoy -en el que explicaron los motivos de su voto en contra-, ahora mismo no tengo ningún juicio para decir sí o no ante algo que considero que es tan importante», justificó la edil del equipo de gobierno veratense.

Ante ello, López aseguró que «en el último Consejo de Administración de Codeur se aclaró perfectamente con informes externos, del propio consejo y de los asesoramientos jurídicos y se le informó, como a todos los consejeros, de este punto y usted votó que sí. Las preguntas que hizo fueron contestadas».

En referencia al informe presentado ayer por el PP, el alcalde aseguró que no lo compartía «porque falta a la verdad» ya que «dice que estamos bordeando la legalidad».

Igualmente López recordó que los informes que hay en el Ayuntamiento de Vera, tanto de Secretaría, de Intervención, como del propio Consejo de Administración «no hay ningún fraude de ley y hay legalidad. No le quepa la menor duda que si aquí hubiera habido algún atisbo de alguno de esos dos conceptos, esto no estaría en este pleno hoy ni este alcalde aquí defendiendo este punto. Respeto que usted no lo tenga claro pero le digo que este punto ha sido tratado en el Consejo de Administración y en la Comisión Informativa y los concejales tienen toda la información».

Cabe recordar que el Pleno de Garrucha aprobó el pasado viernes la adjudicación definitiva del ciclo integral del agua a la UTE FCC Aqualia-Codeur, si bien todo está a falta de la firma de un convenio entre el Ayuntamiento de Garrucha y el de Vera para la utilización de la depuradora, al igual que la firma del contrato con la empresa adjudicataria.

Según ha podido saber IDEAL, pasado mañana se volverá a celebrar otra sesión en el Consistorio veratense para volver a tratar este tema puesto que el pliego de condiciones de Garrucha daba un plazo de 15 días desde la adjudicación definitiva hasta la formalización del contrato. Si bien, si la empresa adjudicataria no estuviera en condiciones de cumplir con lo ofertado, la adjudicación pasaría a la segunda empresa con mayor puntuación, es decir, Hidralia.