Juan Pedro García, alcalde de Pulpí.

Alcalde de Pulpí, con tasa 0 de contagios: «Las normas las sabemos todos y cómo debemos actuar»

La localidad del Levante almeriense y Albox, en el Valle del Almanzora, son las dos únicas de la provincia mayores de 10.000 habitantes libres de coronavirus

M. C. Callejón
M. C. CALLEJÓN Almería

El fin de la quinta ola del coronavirus ha dejado, en las últimas semanas, una tendencia al alza de municipios almerienses que, día a día, han ido superando los contagios hasta lograr la tasa 0. Pequeñas localidades en las que la actividad y los movimientos de sus vecinos son, por lo general, más limitados, reduciendo con ello el contacto social y, por ende, el riesgo de contraer la enfermedad que trae de cabeza a toda la Humanidad.

Un involuntario control que resulta, sin embargo, más complicado de secundar en poblaciones en las que los residentes se cuentan por millares. Pulpí, con casi 10.400 habitantes, y Albox, con algo más de 12.000 vecinos, son dos de esos núcleos de un mediano censo poblacional que han logrado la excelencia de quedar, en los últimos días, libres de covid y pueden, por tanto, presumir de haber llegado a la tasa 0.

Así, al menos, lo revelaban este miércoles los datos registrados en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía -IECA-, aunque la realidad de hoy jueves puede ser muy distinta. De ahí que el alcalde de la localidad del Levante almeriense, Juan Pedro García, confesara a IDEAL su alegría contenida por unos datos que pueden cambiar de manera radical en 24 horas.

«Tengo que felicitar a los pulpileños por su responsabilidad, por haber logrado esta normalidad, entre comillas, a pesar de que hace unos días hemos tenido nuestras fiestas en honor a San Miguel, que fueron el 29 de septiembre, lo que demuestra un comportamiento responsable por parte de los vecinos», declaró a este periódico el regidor pulpileño.

Responsabilidad y, valoró, el efecto de la vacunación contra la covid, «que está haciendo su función», lo que está, a su juicio, favoreciendo que «continúe esta normalidad que está permitiendo seguir con nuestras tareas y nuestras actividades cotidianas». Eso sí, remarcó, con «absoluto respecto a la pandemia».

«Las normas -apuntó García- las sabemos ya todos. No es como al principio. Algo más, aunque no mucho, sabemos ya del coronavirus y cómo tenemos que actuar», recomendó a la población.

En especial, en un municipio como el que preside y al que, diariamente, acuden «miles de personas de los pueblos colindantes a trabajar y ya se sabe que, con una mayor movilidad, el riesgo de contagio también es mayor». De hecho, recordó, hasta en los «peores momentos», en Pulpí ha habido «una actividad importante» vinculada al sector agrario «que no ha parado en ningún momento, ni siquiera durante el confinamiento».

Fue, no en vano, él uno de los ciudadanos de la provincia contagiados en los primeros meses. En agosto de 2020 dio positivo en coronavirus. «Cuando a uno le dan la noticia, lo primero que te da es temblor en las piernas. Sobre todo, como en mi caso, cuando los conocimientos sobre la covid eran más escasos. Afortunadamente, los síntomas fueron débiles», confesó a IDEAL, al tiempo que rememoraba momentos «más dramáticos» vinculados a los fallecimientos que le iban llegando, «algunos, de personas que conocía de siempre y que tenían mucha vida por delante».

El pase de la provincia, ayer, al nivel 0 de alerta le supuso «una alegría inmensa, porque significa pasar administrativamente a lo que ya tenemos en el municipio, riesgo bajo de contagio». Eso sí, aconsejó, «hay que ser prudentes».