La Audiencia Nacional pide información sobre el traslado de material radiactivo

Zona vallada por contaminación nuclear en el núcleo de Palomares./IDEAL
Zona vallada por contaminación nuclear en el núcleo de Palomares. / IDEAL

Solicitan al Ciemat el expediente del traslado y almacenamiento de casi 1.500 kilos desde Madrid hasta Palomares en mayo y noviembre de 2016

EUROPA PRESSCuevas del Almanzora

La Audiencia Nacional ha solicitado al Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) que le remita el expediente completo del traslado y almacenamiento en 2016 de casi 1.500 kilos de material radioactivo a Palomares, en Cuevas del Almanzora, y que certifique si esta actuación contó o no con el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

La sala de lo contencioso-administrativo pide al Ciemat que, en caso de «no existir» el citado expediente, lo certifique así el secretario de la institución al entender que el traslado de estos materiales es un «hecho relevante» a la hora de decidir si obliga al regulador atómico a ejecutar el plan de rehabilitación para la zona que se aprobó en 2010.

La providencia también libra oficio para que aporte el inventario de «todos los materiales radioactivos» que se encuentran almacenados en dos contenedores ubicados junto a dos balsas de riego y le solicita que indique «la fecha en la que fueron trasladados» de Madrid hasta Palomares, si bien los datos que han trascendido hasta ahora hablan de los meses de mayo y noviembre de 2016.

La AN acuerda, asimismo, incorporar definitivamente al procedimiento documentos presentados por los impulsores del procedimiento, Ecologistas en Acción, cuya petición de prueba admite. En concreto, se trata de la nota de prensa que, conjuntamente, emitieron el Ciemat y el Ayuntamiento de Cuevas el día 26 de octubre de 2018 y en la que se dice que el traslado se realizó «sin conocimiento de Enresa ni del CSN».

Imágenes

Los citados documentos también incluyen una fotografía de la señalización de este «almacén temporal», señalización que dice es «similar a la que puede tener un coto de caza, sin que en ninguna zona de la alambrada aparezca señalización alguna que indique que en esos contenedores se almacena material radioactivo» y otras tres instantáneas, esta vez obtenidas de Google Earth y a diferentes escalas de tamaño, «con los dos contenedores situados junto a dos balsas de riego próximas al cementerio de Palomares».

Por último, incorpora una quinta fotografía del edificio 33 de la IR 17 del Ciemat con parte de dichos residuos radiactivos, antes de que estos fueran transportados a Palomares.

La sala de lo contencioso-administrativo ya rechazó la oposición de la Abogacía del Estado a que la AN indagase sobre este traslado. Esta argumentó que este traslado «no tenía relación» con la decisión sobre el plan de rehabilitación de la zona.

«Si la pretensión es que se descontamine Palomares y se pide la retirada de la tierra contaminada, tiene relación con la pretensión y es un hecho relevante que se produzca un nuevo almacenamiento en dicho lugar», indicó en su auto la Sección 7ª, que subrayó el hecho de que se supone que se «trata de tierras extraídas de ese lugar» para su análisis que «ahora vuelven al mismo es algo sobre lo que debe versar la prueba».

Con estos pasos, la Audiencia Nacional quiere comprobar la veracidad de tales hechos y «aclarar» el origen de esos materiales radioactivos.