El columpio caído en Mandala le abrió una brecha en la cabeza: «Todo fue muy rápido. Dije 'me he muerto'»

Elena, una de las personas que resultaron heridas durante el incidente ocurrido en la discoteca de Mojácer relata su versión de lo ocurrido en un accidente que dejó también a dos personsa inconscientes

Alicia Amate
ALICIA AMATE Almería

Elena y sus amigos, como tantos cientos de personas, decidieron pasar la noche del lunes en Mojácar, en una de las discotecas más populares del Levante almeriense. Era su último día en su apartamento de Garrucha antes de regresar a Madrid. Lo que jamás pensó es que esa noche de celebración acabaría convirtiéndose en una auténtica odisea, que le dejaría con una quincena de grapas de sutura en la cabeza.

Esta madrileña de 23 años cuenta a IDEAL cómo llegaron al club sobre las dos y media de la madrugada y se encontraron que la discoteca «estaba reventadísima» de gente: «Sobraba aforo por todos lados, no te podías mover ni dentro ni fuera», asegura. Se colocaron cerca del escenario desde el que pinchaba el DJ de la noche y, sobre él, estaba suspendido el columpio de metal.

«Estaba colgado de una polea del techo con lo que parecía un cable metálico o una cuerda», recuerda y asegura que durante el tiempo que estuvieron allí, varias personas se subieron al balancín. Imágenes que, según ha podido comprobar este diario, Mandala compartió en redes sociales pero que ya no se pueden encontrar. Elena asegura que las eliminó después de que el columpio se desplomase justo sobre ella, sus amigos y otras personas que estaban alrededor.

«De repente, noto un golpe muy grande en la cabeza y lo que veo es a un chico en el suelo que estaba inconsciente», narra sobre los hechos que ella sitúa antes de las 3.30 horas: «A las 3.22 tenemos un vídeo bailando y a las 3.24, una llamada al 112».

Tras tocarse la cabeza se dio cuenta de que tenía las manos manchadas de sangre, aunque tardó en percatarse de que era suya. «Todo fue muy rápido. Dije: me he muerto», relata sobre lo primero que pensó cuando notó que tenía una brecha abierta en la cabeza. Como pudieron, explican, salieron a la calle, quedando en el interior tres de sus amigos, junto al desconocido que estaba inconsciente. «Mi amiga pidió al DJ que bajara la música para poder hablar con el 112, pero nada. No paró», critica sobre cómo actuaron desde el club ante este incidente.

En la puerta, Elena y otra chica que, acompañada por su pareja, «estaba perdiendo el conocimiento» , trataban de contactar con Emergencias para que enviasen una ambulancia pero, finalmente, indica que fue uno de los porteros el que las trasladó al centro de salud. «Allí me dieron cuatro puntos, luego otros tres en la ambulancia y al final, en el hospital llegaron a los 15».

De camino a Madrid, relataba ayer que, de los siete amigos que iban, «cinco van a denunciar» por lesiones de diferente consideración. «Hemos intentado denunciar en la Guardia Civil y nos han dicho que no tenían hueco», explica sobre otro de las trabas que se han encontrado por el camino. Dice que acudieron tanto a Garrucha como Vera. El joven que quedó inconsciente dentro del club, por su parte, habría tramitado la denuncia por lo sucedido en Águilas, Murcia, durante el día de ayer.

Desde IDEAL se ha tratado de contactar con los responsables de Mandala Beach pero al cierre aún no han pronunciado al respecto.