Los cuidadores no profesionales del Levante aprenden cómo mejorar su calidad de vida

La jornada se celebró el pasado lunes en el Centro de Día de Mayores de Cuevas del Almanzora./FAAM
La jornada se celebró el pasado lunes en el Centro de Día de Mayores de Cuevas del Almanzora. / FAAM

La FAAM, en colaboración con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora, celebra sus tradicionales jornadas anuales

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOCuevas del Almanzora

El Centro de Día de Mayores de Cuevas del Almanzora acogió la tradicional jornada de formación dirigida a los cuidadores no profesionales en situación de dependencia que ofrece la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad (FAAM).

En este encuentro anual, que cuenta con el apoyo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía a través de la convocatoria de Ayuda Mutua, participaron una veintena de personas del Levante almeriense.

Los encargados de dar las claves a los asistentes sobre la mejor atención del cuidado de quienes tienen alguna situación de dependencia fueron profesionales de enfermería, fisioterapia y psicología.

La prevención también ocupó parte del encuentro. Así, los participantes conocieron cómo prevenir lesiones en la piel entre quienes pasan demasiado tiempo en la misma posición. La enfermera del centro de día cuevano, Rasfi Saña, trasladó que «la correcta hidratación, cambios posturales, y el uso de dispositivos que ayudan a aliviar la presión y a prevenir problemas cutáneos son claves».

Promover un correcto autocuidado de los cuidadores fue otro de los temas abordados en este encuentro, y prevenir lesiones físicas una de las cuestiones más realizadas por los asistentes. Por ello, el fisioterapeuta Luis Pérez recomendó las mejores posturas que un cuidador debe mantener durante las movilizaciones de sus familiares dependientes, cómo levantar el peso así como la importancia de pedir ayuda en los casos en los que no podamos realizarlo solos.

La última parte de la formación llegó de la mano del ámbito psicológico ya que es uno de los aspectos más descuidados y conducentes al llamado síndrome del cuidador. Así, la directora del centro de Cuevas del Almanzora, María Luz Fernández, y la psicóloga María Ángeles Gea trataron de explicar en su intervención las medidas que puede adoptar un cuidador para prevenir la sobrecarga.

Por un lado, hay que compartir los cuidados con el resto de familiares así como con ayudas externas; si es necesario reducir la actividad laboral, pero en ningún caso abandonarla; de igual modo, tampoco hay que abandonar la actividad social; y, también se recomienda, acudir a grupos de apoyo.

En definitiva, reducir el estrés que genera el cuidado de su familiar enfermo así como mejorar la calidad de vida del mismo, fueron los objetivos principales de este encuentro.

En el acto, la edil de Servicios Sociales cuevana, Melchora Caparrós, animó a que estos encuentros se sigan desarrollando «porque suponen la mejor inversión para quienes dedican su tiempo a cuidar a los familiares en situación de dependencia».

Por su parte, María Cara, jefa del Servicio de Valoración y Dependencia de la Delegación de Igualdad y Políticas Sociales apuntó que siguen siendo más las mujeres que se hacen cargo del cuidado de personas dependientes, aunque progresivamente se van incorporando hombres y, además, estas formaciones periódicas hacen que el cuidado se profesionalice.