Desmantelan un grupo neonazi que utilizaba el tráfico de drogas para financiar su lucha racista

El autodenominado como 'Antas Klan' llevaba operando en la localidad almeriense de Antas desde hace más de un lustro y plagaban de pasquines las calles con mensajes promoviendo el odio y la violencia hacia la comunidad islámica

MIGUEL CÁRCELES | ALICIA AMATE Almería

Se hacían llamar 'Antas Klan', con K de kilo. Sin embargo, y pese a que aseguraban luchar contra la inseguridad, se valían de la venta de droga para financiar sus actividades que, según ha definido la Guardia Civil en un comunicado oficial. eran «racistas, xenófobas e islamófobas».

Agentes de la Guardia Civil ha detenido a nueve personas, todos ellos de edades comprendidas entre los 18 y los 28 años, en los municipios almerienses de Garrucha y Antas en el marco de la denominada «Operación Malaquita». A los arrestados se les imputan los delitos de incitación al odio y violencia contra una minoría diferenciadora, por razones de índole racista, xenófoba e islamófoba; por integración en grupo criminal, asociación Ilícita y por tráfico de estupefacientes.

En el registro domiciliario efectuado durante la operación de la Guardia Civil, los agentes se intervinieron una navaja con la inscripción de la esvástica roja en su empuñadura, dos puños americanos, 491 pasquines o carteles de distinto contenido radical, atribuidos al grupo asociativo autodenominado 'Antas Klan', una báscula de precisión, 232 gramos de marihuana prensada y 108 comprimidos de una sustancias psicotrópicas.

Segundo arresto en Antas en menos de cinco años

La Guardia Civil a finales de 2015 ya detuvo a seis personas, dos de ellas menores, por causar daños en el patrimonio urbano del municipio de Antas, «donde habían realizado pintadas de simbología neonazi y de hostilidad contra la comunidad islámica, con ataques verbales y físicos, por razón de su pertenencia o condición diferenciadora, que atendía a motivos racistas, xenófobos e islamófobos», narra el cuerpo benemérito.

Tras estas detenciones los investigadores obtuvieron indicios de la existencia en la localidad de un grupo «violento», de carácter juvenil de «inspiración neonazi» e «ideología de extrema derecha» que se encontraba directamente relacionado «con una serie de acciones de carácter violento sobre una minoría que podrían alterar la convivencia y seguridad ciudadana en dicho municipio».

En el pasado mes de julio de 2019 de nuevo el municipio de Antas amaneció plagado de pasquines firmados por un grupo «extremista», califica la benemérita, autodenominado 'Antas Klan' en el que reivindicaban la supuesta inseguridad del municipio y promovían el odio y la intolerancia hacia el colectivo árabe y musulmán residente en la zona.

Este grupo ahora desarticulado estaba jerarquizado siendo su cabecilla el que influía en las decisiones del resto de componentes, insisten desde el Instituto Armado. «Todos ellos tenían una ideología de extrema derecha, trasmitían consignas y alentaban a la población a actuar de forma violenta sobre determinados colectivos». Además, insisten desde el cuerpo policial, «tenía especial fijación sobre el colectivo de personas musulmanas», el colectivo migrante más voluminoso en Almería.

Tráfico de drogas

Además los detenidos «traficaban y favorecían el consumo ilegal de drogas» obteniendo así una «fuente de financiación ilegal para llevar a cabo sus fines», remarcaron desde la Guardia Civil. Los agentes han desarticulado en la operación un «activo» punto de venta al menudeo de sustancias estupefacientes y de sustancias psicotrópicas de naturaleza sintética. La operación ha sido coordinada por el juzgado de Instrucción número 4 de Vera y la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Almería, y ha sido desarrollada por agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Almería de la benemérita.

Estas detenciones se enmarcan dentro del Plan de Actuación y Coordinación Policial contra Grupos Organizados y Violentos de Carácter Juvenil establecido por la Secretaría de Estado de Seguridad, para la investigación y persecución de los delitos de odio y conductas que vulneran las normas legales sobre discriminación.

La naturaleza de esta actuación, con independencia del reproche penal, tiene por objeto, dar una respuesta acorde para prevenir y combatir el extremismo violento de carácter juvenil, la dominación territorial y las conductas que generan odio hacia una minoría por razón de su pertenencia o condición diferenciadora.