Borrar
Pepe Marín
La elevadísima tasa de contagio en Pulpí empuja a la Junta a hacer un barrido de test

La elevadísima tasa de contagio en Pulpí empuja a la Junta a hacer un barrido de test

Salud quiere detectar de forma preventiva a asintomáticos para evitar que el virus siga su propagación sin control ante la multiplicación de casos entre jornaleros

Miguel Cárceles

Almería

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 29 de septiembre 2020, 23:58

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Llevábamos días trabajando porque sabíamos que había un foco importante». Juan Pedro García es alcalde de Pulpí (10.055 habitantes). El municipio levantino, fronterizo con Murcia, rebasaba el límite que tanto el Gobierno de España como el andaluz han puesto como marca roja ante la que actuar sin contemplaciones: 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. En las últimas dos semanas se han certificado 54 casos por pruebas PCR, las más fiables actualmente. Y no se descarta que, conforme los rastreadores avancen en sus labores de tirar del hilo, el número de casos siga creciendo.

Ayer, el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, advertía de que el Gobierno andaluz había tomado la determinación de evaluar el riesgo existente en diversos focos locales de contagio en Andalucía mediante un cribado masivo. El Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto se reunió este lunes para analizar las nuevas medidas que el Consejo de Gobierno de la Junta aprobaba ayer martes. Principalmente, recomendaciones de reducir el contacto social en la población en el ámbito privado. Pero también el aislamiento del mayor foco del territorio, Casariche (Sevilla), con 4.582 casos por cada 100.000 habitantes.

En Almería, el dato de Pulpí, una tasa de 537, es a día de hoy el peor de todos. Otros municipios están al borde de cruzar la barrera del temido 500: es el caso de Felix, con 477,7 casos por cada 100.000 residentes o Cuevas del Almanzora con 355 casos. Otro buen puñado de municipios cuentan con una tasa superior a los 200. Son Chirivel, Vélez-Rubio, Garrucha, Turre, Vera, Adra, Balanegra, El Ejido, La Mojonera y Vícar.

Pero nada que ver con Pulpí a fecha de ayer. Su proximidad a Lorca -uno de los principales focos de la segunda oleada pandémica- y el flujo constante de población entre núcleos de las comarcas vecinas almeriense y murciana ha jugado en su contra. «Hoy es aquí y mañana es allí, igual que hace pocos días era Lorca, ahora es Pulpí», aseguraba el regidor. «La mayor parte de los casos, el foco, está entre los trabajadores del campo», afinaba. Jornaleros que trabajan en la recolección de verdura de hoja ancha (diversos tipos de lechuga, principalmente).

En Pulpí hay una gran concentración de jornaleros que trabajan las huertas del levante almeriense y de la murciana cuenca del Guadalentín.Águilas, Lorca, Puerto Lumbreras o Totana están entre los municipios en los que se distribuye la mano de obra. Y allí se asientan algunas de las comercializadoras hortofrutícolas más potentes del país. El contacto en el campo o en los almacenes es continuo. Y pese a las medidas de seguridad, el foco parece haberse detectado en los 'tajos'.

Mañana jueves hay prevista una nueva reunión en la que también participarán, además del Consistorio y de las autoridades sanitarias, empresarios de la zona. En ella se estudiarán las medidas extraordinarias a tomar después de que se haya observado que justamente es en los campos donde principalmente se ha extendido la red de contagios. «Vamos a verlo con los empresarios en una reunión que estarán todos los estamentos. Tomaremos medidas», aseguraba el alcalde pulpileño.

Aislamiento preventivo

Pero además la Junta quiere analizar la peligrosidad del foco y destapar posibles casos asintomáticos para rebajar las posibilidades de contagio y sus consecuencias sanitarias y para la salud instando a la reclusión de los casos positivos. La medida (similar a la que ya ha implementado por su cuenta el Ayuntamiento de El Ejido) se conocía pasado el mediodía. García se enteraba por la prensa si bien reconocía que era algo que se había puesto sobre la mesa en reuniones anteriores. La última, el mismo lunes, horas antes del anuncio gubernamental. «Habíamos hablado de la posibilidad de hacer test masivos y otras posibilidades. Estábamos preocupados», trasladaba el regidor.

A falta de detallar cómo se efectuará el cribado –fuentes de Salud indican que se ha delegado en los servicios de epidemiología la elección del sistema de testeo– las próximas jornadas serán cruciales para parar la escalada local. El regidor trasladó que su equipo de concejales está trabajando a destajo para disponer -como también hizo El Ejido- de un centro en el que quienes no tienen viviendas que permitan el adecuado aislamiento puedan hacer cuarentena sin poner en riesgo la salud de sus convivientes, ya sean familiares o compañeros de piso. «Estamos viendo dónde la instalamos», aseguraba García. Entre las posibilidades, desde instalaciones municipales como un pabellón hasta una residencia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios