Acto reivindicativo sobre el AVE que se está celebrando en Vera este jueves. / M. C.

El empresariado urge a acelerar las obras del AVE y reclama obras urgentes en el Puerto Seco de Níjar

Objetivo AVE-Almería detecta avances en las obras pero afirma que si no se acelera el ritmo será imposible que las obras acaben en 2026, como prevé el Gobierno

MIGUEL CÁRCELES Vera

El empresariado ha auscultado las obras de ejecución del AVE entre Pulpí y Almería mediante vuelos de dron y ha detectado algunos hitos, como los avances en algunos viaductos de los tramos más próximos a Almería y un lento camino de desmonte que va algo más atrasado de lo esperado. Sin embargo, asegura que sin un acelerón en las obras y la mayor incorporación de personal a los tajos, será «imposible» alcanzar la fecha de 2026. El documento, elaborado por un grupo técnico asesor para esta plataforma empresarial que está liderado por Francisco García Calvo, ingeniero, y otros expertos en infraestructura, urge a materializar algunos modificados contractuales que habiliten a las grandes constructoras a incrementar sus dotaciones y acelerar la obra. «Si no no llegamos», advierten los expertos.

No obstante, aseguran que uno de los hitos más retrasados son las infraestructuras conexas al corredor mediterráneo que no son meramente ferroviarias. Son los puertos secos. El primero, el de Pulpí, de iniciativa privada. El segundo, en Níjar, de iniciativa pública autonómica, aún está en tramitación administrativa y no cuenta ni tan siquiera con contratos de conexión con la línea ferroviaria. ««odemos llegar, pero hay que empezar obras este mismo año», indicaba Juan Pedro García, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Francisco García Calvo confiaba con que en 2026 sí que habrá corredor pese a que vayan lentas las obras. «La más retrasada es la línea Almería Granada. Y no tiene una explicación», aseguraba Calvo. «Dijo que en febrero estaría en disposición de presentar estudio. Pero si nadie cambia programación del ministerio, la línea no se ejecutará hasta 2026, lo que retrasa hasta 2030 como pronto su puesta en servicio», relataba.

García ponía el acento además en el tramo urbano de Lorca, con más de dos kilómetros de soterramiento. «Hay que terminar proyecto, licitar obra y ejecutar. Y un soterramiento puede tener mil problemas», advertía García Calvo. «Ya pasó en El Puche, que se detectó problemas y costó más tiempo y más dinero», subraya. «Me preocupa enormemente. Además, la presidenta de ADIF dijo una cosa muy interesante, que pudiera haber dos fases: una primera de Murcia a Lorca-San Diego y otra para 2026 a Almería y Águilas. Este, el de Lorca, es el tramo que más preocupa».

«Puede estar para 2026. Pero es muy dificil. Esta obra es una cadena con 6 u 8 eslabones. Y como solo uno falle, no llegamos», insistió García Calvo. «Hay que contemplar posibilidades de problemas y hay que acelerar para poder absorber esos problemas», ha censurado.