Los operarios ya han comenzado con las tareas de limpieza en la playa de Garrucha. / IDEAL

Garrucha comienza a reparar los daños causados por el temporal en su playa, valorados en más de 200.000 euros

El Ayuntamiento ya ha solicitado colaboración al resto de administraciones para restituir «lo antes posible» el frente litoral, uno de los atractivos del municipio de cara a Semana Santa

DANIEL SERRANO Almería

No hay tiempo que perder. La Semana Santa está a la vuelta de la esquina y las playas de la provincia en general, y del Levante almeriense en particular, son uno de los atractivos más reclamados por los miles de visitantes que llegarán en cuestión de días. Por ello, desde primera hora de la mañana los ayuntamientos de los diferentes municipios afectados por el temporal se han puesto manos a la obras.

Es el caso del Consistorio garruchero. Los operarios ya están reparando unos daños valorados en unos 200.000 euros. El violento oleaje arrasó, en las jornadas del lunes y martes, los accesos de plataforma y sólo se pudo salvar un módulo de socorristas. También se perdieron las dunas, mientras que en el paseo del Malecón (otro de los atractivos de la localidad) un módulo de socorristas ha destrozado un trozo de la baranda. Además, numerosos elementos de mobiliario urbano al servicio de los usuarios de las playas como casetas de aseo y casetas almacén, pérgolas de zonas de sombra para personas con movilidad reducida, torres de vigilancia, señales y paneles informativos se vieron afectados por la virulencia de las fuertes olas, al igual que arquetas y canalizaciones.

«El deterioro que el temporal ha causado en toda la costa es tan importante que desde el Ayuntamiento apelamos a las diferentes administraciones -Diputación Provincial, Junta de Andalucía y Gobierno de España, este último es el que tiene las competencias de Costas- para que entre todos trabajemos para adecentar lo mejor y más rápidamente posible nuestro litoral de cara a la Semana Santa, unas fechas muy importantes para uno de los principales ejes de nuestra economía local como es el turismo», explicó la alcaldesa garruchera, María López Cervantes.

Según una primera evaluación del Consistorio y a la espera de que el temporal termine y se pueda realizar una inspección más exhaustiva, los daños materiales en bienes municipales se estiman en cerca de 200.000 euros, a lo que hay que añadir la fuerte erosión y pérdida de arena que ha sufrido la playa. «Ya habrá tiempo de concretar, pero ahora lo que corresponde es empezar a trabajar lo antes posible por devolver la normalidad. Desde los servicios municipales ya hemos empezado a trabajar pero apelamos al resto de administraciones superiores, con más medios y capacidad económica para que inicien una evaluación y busquen la manera de restituir el litoral», añadió la regidora.

A todos los daños materiales, entre los que hay que incluir un chiringuito que se encontraba en primera línea de playa, hay que sumar la enorme erosión y pérdida de arena que ha sufrido la playa y «para la cual necesitamos una solución a corto plazo que si no puede ser posible para el próximo puente festivo, al menos se ponga en marcha antes del verano con el fin de poder salvar la temporada turística», insistió López Cervantes.