Un trabajador camina por las instalaciones de la central térmica de Carboneras. / a. a.

La Junta da el permiso ambiental al plan parcial para desmantelar la central térmica de Carboneras

La autorización indica que la compañía espera declarar el cierre definitivo y el término de todas las actuaciones a realizar en enero de 2028, así como que los trabajos serán en dos fases

E. P. Almería

La Junta de Andalucía ha aprobado a efectos ambientales el Plan de Desmantelamiento parcial de las infraestructuras de la central térmica 'Litoral' de Carboneras (Almería) promovido por Endesa a la espera de que se concreten cuáles se van a «necesitar» para desarrollar los proyectos que se plantean en el Plan Futur-e impulsado para mitigar el impacto socioeconómico en la zona por el cese de la actividad.

La autorización ambiental integrada, consultada por Europa Press, indica que la compañía espera declarar el cierre «definitivo» y «el término de todas las actuaciones» en enero del años 2028 y que los trabajos se han previsto en dos fases temporales.

Así, la duración de las tareas de desmantelamiento y demolición, excluida la remediación de suelos por contaminación en caso de ser necesaria, se fija en «cuatro años» mientras que se prevé que en el «último trimestre de 2026» comiencen las tareas relacionadas con la clausura del vertedero que mientras continuará en explotación.

El calendario, que ha sufrido «retrasos» según se recoge en las alegaciones, sitúa en diciembre de 2027 que la compañía pueda disponer de «todos los certificados de aceptación provisional» por desmantelamiento de la central, remediación de suelos y clausura del vertedero de residuos no peligrosos.

La resolución de la Delegación territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta en Almería establece que, en el plazo de tres años, Endesa deberá presentar la planificación del desmantelamiento total de todas las instalaciones y de las infraestructuras que queden sin retirar a la vista del resultado del Plan Futur-e.

Otro proyecto para los suelos

Señala, asimismo, que la remediación de suelos será objeto de otro proyecto específico que se hará en función del uso futuro del emplazamiento, así como la clausura del vertedero de cenizas, yesos, y escorias.

Con respecto a las instalaciones asociadas al Parque de carbones, en un plazo también de tres años la compañía deberá comunicar el plan de explotación de la instalación o, en su caso, un plan de desmantelamiento y respecto al sistema de aportación, tratamiento de agua de mar y el sistema de circulación de agua de mar, así como el resto de las instalaciones relacionadas, establece que se mantienen «mientras que se ejecuta una alternativa» al vertido de salmuera procedente de la planta desaladora aunque pide un plan de desmantelamiento para 2025.

El alcance de los trabajos de desmantelamiento será «parcial» ya que deja fuera 11,25 hectáreas del Parque de Carbones y el vertedero de residuos no peligrosos, pero tampoco prevé demoler tanto las soleras como los pavimentos de las calles y urbanizaciones, estructuras enterradas, redes de drenaje y cimentaciones «dado que estas instalaciones irán acompasadas a las necesidades» de los nuevos proyectos planteados dentro del Plan Futur-e.

La resolución recoge, asimismo, que el sistema de aportación, tratamiento de agua de mar y el sistema de circulación de agua de mar deben mantenerse, en tanto en cuanto, Acuamed, propietaria de la planta desaladora de Carboneras, ejecuta una alternativa al vertido de salmuera de dicha planta y «que actualmente se vehicula al mar a través del canal de refrigeración de la central para poder ser vertida sin afección al medio».