Los municipios del Levante acuerdan suspender la noche de San Juan en sus playas

Mojácar, Garrucha, Vera, Pulpí y Cuevas del Almanzora han unificado los criterios de control, prevención y precaución sanitario para esta fecha

E. P. Levante

Los alcaldes de Mojácar, Garrucha, Vera, Pulpí y Cuevas del Almanzora, ubicados en la zona del Levante de Almería, ha acordado la suspensión de las actividades para la celebración de la noche de San Juan del próximo 23 de junio, sentido en el que ha unificado los criterios de control, prevención y precaución sanitario.

A través de sus respectivos bandos, los alcaldes han dado cuenta de la decisión adoptada al amparo de las vigentes disposiciones normativas y ante la actual situación de incidencia epidemiológica covid-19, a pesar de que la comarca se encuentra en nivel de alerta sanitaria 1 desde hace varias semanas, si bien ha optado por la medida de precaución para la «salvaguarda de la salud pública». De esta forma los municipios firmantes «han acordado unificar criterios de control, prevención y precaución sanitaria en relación a la celebración próxima de la festividad de la víspera del día de San Juan, que se celebrará el próximo día 23 de junio de 2021, y en cumplimiento del principio de cláusula de salvaguarda de la salud pública».

De este modo, han acordado suspender los actos para la víspera de San Juan y todas las actividades relacionadas con la celebración, por lo que han quedado prohibidas las hogueras en la playa mediante quema de leña u otro combustible así como las barbacoas.

Del mismo modo, durante la noche de la víspera de San Juan tampoco podrá haber agrupaciones de personas en el litoral de los mencionados municipios, donde están también prohibidos los botellones al igual que en el resto de espacios públicos.

De otro lado, y conforme la normativa sanitaria, se ha limitado la hostelería al 75 por ciento del aforo y hasta ocho personas por mesa en el interior, mientras que el aforo será del cien por cien con diez personas por mesa en terrazas. El cierre de los bares se mantiene a las doce de la noche mientras que el ocio nocturno podrá permanecer hasta las dos de la madrugada.

Además, ante la actual situación de incidencia epidemiológica covid-19, la vigilancia y la seguridad se incrementará sobre todo de cara a la víspera de San Juan. Otro año más las playas permanecerán cerradas durante una de las noches más mágicas del año, por unas medidas que permitirán que en los próximos años vuelvan las hogueras de San Juan.