La anatomía geométrica esculpida por ‘El Carbonero’ en el Rafael Alberti

La anatomía geométrica esculpida por ‘El Carbonero’ en el Rafael Alberti
  • Formas geométricas que evocan, en su mayoría a figuras humanas. Un arte peculiar que lo hace único y una forma de homenajear al escultor huercalense, Manuel López 'El Carbonero' es lo que se encontrará a partir del hoy lunes 23 de enero en el Teatro Municipal Rafael Albertir de Huércal Overa, cuando se inaugure la muestra 'En Luna Menguante', una iniciativa impulsada por la Asociación Cultural 'Tierra de Esparto' en colaboración con la concejalía de Cultura del Ayuntamiento huercalense, y la colaboración desinteresada de Almudena Pérez, Pepe Rubio y Pedro Segura.

 

La exposición es el resultado, según explican desde la propia organización, del trabajo de parte de una vida del artista. «Traslada al espectador a un mundo completamente distinto en el que la sexualidad, la feminidad y la masculinidad son un todo. Las formas geométricas se multiplican y la visita se puede llegar a convertir en algo mágico».

Según cuentan, Manuel López se inició en el mundo de la escultura de la mano del desaparecido artista Silvestre Martínez de Haro y parte de la confección de utensilios de cocina tallados en madera con la ayuda de sencillas herramientas. Después todo evoluciona y la mayoría de veces sus esculturas se basan en formas humanas, a través de una anatomía geométrica cargada de curiosidades que recuerdan al arte indígena de zonas como Oceanía, Las Américas y África.

'En Luna Menguante', organizada por María Rosa Martínez Fabrega, podrá visitarse hasta el 31 de enero en horario de 10:30 a 13:30 horas y de 16:30 a 20:00 horas. Además junto a la muestra se proyectará un reportaje sobre la vida y obra del artista.

Tras la inauguración se procederá a la presentación de la asociación cultural 'Tierra de Esparto', que nace «con un sólo objetivo, difundir la cultura en todas sus facetas: deportes, letras, teatro, gastronomía, historia y cualquier materia relacionada con la cultura que pueda surgir, haciendo hincapié en rescatar nuestras costumbres, nuestro pasado y todo lo que, culturalmente, han aportado nuestros antecesores».

Estos son algunos de los datos que ofrecen a través de su página web en la que hacen también una interesante alusión al nombre que han decidido ponerse. «Decir Almería es decir esparto, porque el esparto es, sin duda, uno de los recursos naturales que no hace demasiado tiempo, daba sustento a familias enteras».

La asociación remarca, asimismo, la variedad de paisajes de Almería y hace un reconocimiento a los valores de esta tierra, «las personas que hayan tenido la suerte de visitar Almería y recorrer sus pueblos habrán podido apreciar la diferencia de sus distintos ecosistemas, tales como sus maravillosas playas y calas, el desierto o las tierras altas con su paisaje verde y nieve en los inviernos, pasando por todos los climas intermedios».

Por otro lado, el colectivo aboga por la cultura y la historia como parte fundamental de un pueblo y así cita a García Márquez cuando decía «Un pueblo no es un pueblo, hasta que no tiene sus muertos». Del mismo modo, recuerdan que «Un pueblo culto es...un pueblo libre».