Un 'lujoso' Quijote de 1880 aparece en Vera

Un 'lujoso' Quijote de 1880 aparece en Vera
  • Las nuevas generaciones de la familia Soler Torres hallan una edición de la obra de Cervantes cuando se cumple el 400º aniversario de su muerte

Con una encuadernación roja y letras doradas, 'El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha' apareció hace algunos meses cuando la familia estaba recuperando todo lo que había en la casa de uno de sus miembros, tras su fallecimiento. Y entre interesantes objetos de principios del siglo pasado, e incluso, del anterior, y miles de libros y publicaciones también antiguas, ahí estaba él, por casualidad, vino a aparecer en este año en el que se conmemora el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes y Saavedra, autor de una de las obras más importantes de la literatura española.

Una 'lujosa' segunda edición de 1880, impresa por en Barcelona : Imprenta y Librería Religiosa y Científica del Heredero de D. Pablo Riera, con ilustraciones del francés Gustavo Doré, el que se considera 'el padre' de la imagen que ha trascendido y que todos tenemos en mente cuando se habla de El Quijote y su escudero, Sancho Panza.

El libro ha ido pasando de generación en generación, se encontraba seguramente, según apuntaron desde la familia Soler, en el cortijo que tenían donde hoy se ubica el colegio privado Valdeserra, en la Media Legua de Vera.

Evidentemente, ha habido durante todos estos años un 'amor' por la cultura y la conservación de reliquias de todo tipo, y como no, de esta publicación que ha 'resurgido' por casualidad en un momento además especial.

Con sus 514 páginas, y casi 400 estampas a página completa sobre un papel de alta calidad, con los dibujos de Doré grabados por H. Pisan, constituye uno de los Quijotes más copiado y difundido, según especialistas en la materia. La primera edición de lujo española del Quijote de Doré, apareció en Barcelona en la imprenta del heredero de Pablo Riera entre 1875-1876.

«Las ilustraciones de Doré, publicadas por primera vez en 1863 en la edición parisina de Hachette, están dominadas por las sombras reproducen un paisaje que recuerda al Infierno de la Divina Comedia. Doré realizó varios viajes por España para tomar apuntes al natural inspirarse directamente en los lugares cervantinos antes de comenzar su labor de elaborar los dibujos más famosos que ilustraron los episodios del Quijote y que fueron copiados en Europa y América con las planchas originales», explican desde la Biblioteca de Cultura en la web de Bibliotecas y blog del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Gustavo Doré es el más famoso de los dibujantes y grabadores que han ilustrado Don Quijote de la Mancha. De origen francés e inspiración romántica, también creó grabados para acompañar La Divina Comedia y obras de autores como Rabelais y Balzac. De hecho, debe su fama, sobre todo, a sus xilografías destinadas a la ilustración de más de noventa libros, entre los que se encuentran las Oeuvres, de Rabelais (1854), Les Contes drolatiques, de Balzac (1855), el Infierno, de Dante (1861), o Las aventuras del barón de Münchhausen (1866). Fue uno de los más fecundos e influyentes dibujantes de la segunda mitad del siglo XIX. Sus exuberantes fantasías constituyeron una importante fuente de inspiración para los pintores románticos, quienes compartían la atracción por el mundo onírico que él representaba.

Cada capítulo de El Quijote de 1880 que halló la familia Soler está representado con impresionantes ilustraciones de Doré que configuran uno de los aspectos más llamativos de la publicación, además de su antigüedad y su buena conservación. Se ve al famoso hidalgo en todas sus facetas, desde que se interesó por las novelas caballerescas, hasta que emprendió viaje, se hizo con armas, con caballo y escudero, y recorrió mil aventuras, todas ellas plasmadas en imágenes que parecen extraídas de los sueños más reales que nadie tuvo.

La familia veratense manifestó su intención de poder realizar una exposición en la localidad con el fin de que todos los vecinos y también los visitantes de la localidad puedan disfrutar de esos importantes dibujos de Doré, en una obra de 1880, precisamente descubierta en el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes.