Acepta 16 años de cárcel por agredir sexualmente, golpear y retener a su pareja

  • La mañana del 12 de julio de 2015 el hombre propuso a su pareja mantener relaciones sexuales pero ésta se negó, lo que "provocó el enfado del acusado"

Un hombre de 48 años ha aceptado penas que suman 16 años de prisión por agredir sexualmente a su pareja, a la que además retuvo durante horas en su domicilio en Vera (Almería), donde también le propinó diversos golpes y puñetazos.

A.G.Z. mostró su conformidad con la petición del Ministerio Público, después de que el fiscal rebajase su solicitud inicial de 20 años por un delito continuado de agresión sexual, otro de lesiones y uno más de detención ilegal, al aplicar la atenuante leve de alcoholemia, ha informado a Efe la abogada María del Carmen Rojas, que ha ejercido la acusación particular en esta vista oral, celebrada el lunes ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería.

Según la calificación fiscal, consultada por Efe, el procesado mantuvo una relación sentimental con la víctima, conviviendo con ella durante seis meses en una vivienda de Vera.

La mañana del 12 de julio de 2015 el hombre propuso a su pareja mantener relaciones sexuales pero ésta se negó, lo que "provocó el enfado del acusado", quien comenzó a insultarla con expresiones "humillantes".

Acto seguido y guiado por el "ánimo de menoscabar su integridad física", comenzó a golpearla "enfurecido", de forma que le propinó varios puñetazos en el costado derecho y en la espalda.

Asimismo, "con el deseo de satisfacer su apetito sexual", y a pesar de la negativa de la mujer, mantuvo relaciones sexuales con ella.

Tras esto, le propinó puñetazos en la cara en "repetidas ocasiones" sin que la víctima pudiese defenderse, deteniéndose al ver el "abundante sangrado" que presentaba su pareja.

A.G.Z. se tumbó entonces en la cama y le dijo a la mujer que "no saliera de la casa hasta que se le curaran las heridas" y le quitó las llaves de la casa y el móvil, "coartando de esta manera la capacidad de decisión y deambulación de la misma".

El fiscal relata cómo sobre las 14:00 horas de dicho día, el acusado, de origen boliviano, se despertó y "sin mediar palabra" volvió a mantener relaciones sexuales con su pareja, la cual no pudo oponerse porque "temía por su vida" y se encontraba "cubierta de sangre", al igual que la cama y las paredes del dormitorio.

La mujer le suplicó más tarde que la dejase salir de la habitación para curarse las heridas y ducharse aunque él "se negó rotundamente, impidiéndole abandonar el dormitorio y diciéndole que no podría salir de la vivienda hasta que él lo dijera".

Sobre las 14:45 el acusado accedió a dejarle el móvil y la víctima consiguió que sus amigas acudieran al domicilio y la llevaran a un centro de salud.

Como consecuencia de estos hechos sufrió contusiones a nivel craneal, hematomas que le impedían abrir los ojos, fractura de los huesos nasales, contusiones en los pómulos y contusiones a nivel torácico y abdominal, entre otras.

El acusado fue detenido el 13 de julio de 2015 e ingresó en prisión.

Por estos hechos, A.G.Z. ha sido condenado a nueve años de prisión por un delito continuado de agresión sexual, a dos años y medio por otro de detención ilegal y a cuatro años y medio por un delito de lesiones.

Además le ha sido impuesta la medida de libertad vigilada durante siete años a partir de su salida de la cárcel, tiempo en el que tampoco podrá aproximarse o comunicarse con la mujer.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate