La portada de la revista Vogue Italia, una obra de Cuevas del Almanzora

La obra, creada por dos cuevanos, se fotografió en la planta de áridos de Valero y Alarcón y fue el reclamo de la edición del pasado mes de marzo

MARCOS TÁRRAGA Cuevas del Almanzora

Nunca una portada de una revista de la categoría de Vogue, y más en su edición italiana, había tenido tanto acento almeriense. Vogue Italia tuvo modelo, escenario, diseñadora, fotógrafo y maquilladora de Cuevas del Almanzora y bajo el título de 'Delirio violeta' la prestigiosa revista de moda quedó impactada por el trabajo que realizó el equipo cuevano. Tanto es así que la que es considerada como la revista de moda más influyente del planeta utilizó este trabajo para ilustrar su portada del mes de marzo. Y es que la fotografía cumplía los requisitos más exigentes de la editorial, yendo más allá de la moda, haciéndola arte y acercándola al mundo de las ideas reflejadas en la imagen. Su imagen, como la de la Marcos Holland, nombre artístico del fotógrafo cuevano Marcos González, es impactante, provocativa y vanguardista.

De esta forma, Cuevas del Almanzora se cuela en una tapa que siempre han protagonizado las modelos más importantes de las últimas décadas. Vogue Italia llevó a primera página el trabajo de Dorothy, Natalia, Marcos y Jessica, realizado en un escenario también cuevano la Planta de Áridos de Valero y Alarcón.

Marcos lleva varios años trabajando en Sevilla como fotógrafo freelance, estilista, fashion branding y director creativo. Precisamente fue en la ciudad hispalense donde coincidió con la arquitecta Natalia Lorca, que llevaba su firma de moda y arquitectura a un evento donde él trabajaba como estilista. «Vi que la chica llevaba un colgante con el Indalo y le preguntó si era de Almería. Mi sorpresa fue que me dijo que era de Cuevas del Almanzora, como yo. Empezamos a hablar y pensamos en hacer algo juntos. Meses después hablamos y pensamos que ya que nos había unido Cuevas fuera un proyecto hecho en Cuevas. Y pensamos en algún lugar poco típico… se nos ocurrió que podría ser un sitio diferente y nos vino a la cabeza la planta de áridos de Valero y Alarcón». La empresa autorizó la idea y «empezamos a trabajar… la foto no estaba planteada para Vogue especialmente. Realmente pensamos en hacerla y luego ya veríamos», apunta Marcos.

Y el proyecto que nació de Marcos y Natalia, tomó forma con Marcos Holland y Larhha (firma de Natalia y su compañero arquitecto y diseñador Miguel Marín), con el poder transformador e inclusivo de la arquitectura trasladado a la moda y con la pasión de la fotografía que no deja indiferente. Se buscó a la modelo, la joven Dorothy, y la maquilladora, también cuevana, Yessica Barry. «Cuando pensamos en la modelo lo vimos claro, necesitábamos una modelo así. Y con un proyecto cuevano, también el maquillaje necesario debía ser de Cuevas, y así fue», aseguran.

Y surgió 'Delirio violeta', la foto 100% cuevana que ilustró la portada de Vogue en marzo de este año. «Nos encanta», fue lo que le mandaron desde la revista. Absolutamente cautivadora.