Todo preparado en Lubrín para la tradicional 'fiesta del pan'

Aspecto que lucía Lubrín durante la procesión del año pasado./D. S.
Aspecto que lucía Lubrín durante la procesión del año pasado. / D. S.

Como cada 20 de enero los lubrileños celebrarán sus fiestas en honor a San Sebastián, declaradas de Interés Turístico de Andalucía

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOLubrín

A pesar de que la previsión meteorológica para este fin de semana no es la más favorable, el municipio de Lubrín ya se encuentra preparado para celebrar las primeras fiestas patronales del año en la comarca del Levante almeriense.

Y es que este domingo, como cada 20 de enero, los lubrileños honrarán a su patrón, San Sebastián, con una de las fiestas más peculiares de la provincia de Almería, la fiesta del pan, que está declarada de Interés Turístico de Andalucía.

Si bien, merece la pena apuntar que los actos de estas fiestas patronales comenzarán en la noche de este viernes ya que, a partir de las 20 horas, se celebrará una santa misa en honor a San Sebastián.

La programación continuará mañana con la exposición fotográfica 'El tiempo detenido' del autor Sergio Lucas, que estará disponible desde las 18 hasta las 20 horas. Entre medias, a las 19.30 horas habrá un lanzamiento de cohetes que anunciarán la santa misa y la primera procesión al patrón de Lubrín, que estará acompañado por la Banda Municipal de Música de esta localidad. Para finalizar la jornada del sábado, la orquesta Pentagrama será la encargada de poner la nota musical en la plaza del pueblo.

Sin lugar a dudas el domingo, el 'día del Santo', es el más grande del año para los vecinos de Lubrín, que acostumbran a mostrar un hermanamiento total tanto entre ellos como entre los miles de visitantes que reciben cada año atraídos por unas fiestas singulares.

Será a partir de las 13 horas, tras la celebración de la misa, cuando San Sebastián salga a las calles de Lubrín, lugar donde recibirá una monumental lluvia de roscos y rosquillas de pan arrojados desde los balcones de las casas. Se trata de una procesión de aproximadamente dos horas de duración en la que participa activamente todo el pueblo.

Tras la procesión, es tradición que las familias y los grupos de amigos se junten en torno a una mesa para degustar los roscos de pan recogidos acompañados con anchoas o embutidos típicos de la tierra como pueden ser los chorizos o las morcillas. La jornada finalizará con la actuación de la orquesta Pentagrama.