Algunas de las joyas recuperadas por la Guardia Civil de Almería / ideal

La propietaria de un bar le roba 5.000 euros en joyas a unos ancianos a los que les servía comida a domicilio

Las víctimas, residentes en Cuevas del Almanzora, tenían contratado un menú diario de desayuno, almuerzo y cena que la detenida llevaba personalmente a su casa

IDEAL Almería

La Guardia Civil ha llevado a cabo una nueva actuación en la que ha detenido a una persona por un delito de hurto continuado al apropiarse de numerosas joyas de una pareja de ancianos en la localidad almeriense de Cuevas de Almanzora.

Los agentes iniciaron la investigación de los hechos a finales del mes pasado a través de una denuncia interpuesta por las víctimas, que manifestaban que les habían sustraído casi todas las joyas que tenían en su domicilio (colgantes, cadenas y anillos de oro), por un valor aproximado de 5.000 euros. Los denunciantes eran personas de edad muy avanzada, con problemas de salud y necesidades especiales.

La Benemérita sostiene que la autora de los hechos, propietaria de un bar, «se había ganado la confianza de la pareja a las que habitualmente servía comida a domicilio». A lo largo de este año, uno de los ancianos tuvo que asistir con frecuencia a centros sanitarios e incluso permanecer ingresado en el hospital en varios periodos, por lo que la pareja decidió contratar un menú diario completo (desayuno, almuerzo y cena) para quien se quedaba solo en la vivienda, que además era invidente.

«La detenida, que disponía de las llaves del domicilio para hacer las entregas, aprovechaba estas circunstancias para sustraer poco a poco y a lo largo de los meses las joyas de los ancianos», añaden los investigadores.

Los agentes de la Guardia Civil han investigado la posibilidad de que la detenida hubiera vendido joyas en establecimientos especializados de localidades cercanas a Cuevas de Almanzora y confirmaron que lo había hecho en Huércal Overa y Lorca. Al tomar declaración a la presunta autora de los hechos, señala que percibieron importantes contradicciones en su relato y la detenida «terminó confesando la autoría de forma espontánea y voluntaria».

La Guardia Civil ha recuperado gran parte de las joyas que la detenida había vendido y que le habían reportado un beneficio cercano a los 2.500 euros, que han sido entregadas a sus propietarios. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con la detenida, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Vera.

Esta actuación se enmarca dentro del Plan Mayor de Seguridad, un proyecto que se desarrolla de forma permanente y por el cual los agentes de la Guardia Civil mantienen un contacto continuo con nuestros mayores, realizando actividades y charlas en las que se les ofrecen consejos para evitar que sean víctimas de este tipo de delitos.